Publicado 02/08/2021 16:16CET

ErNE reclama una "unidad específica" dentro de la Ertzaintza para luchar contra las bandas juveniles

Archivo - Vehículo de la Ertzaintza
Archivo - Vehículo de la Ertzaintza - EUROPA PRESS - Archivo

Acusa al Departamento vasco de Seguridad de haber tratado "siempre de minimizar un problema que existe"

BILBAO, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de ErNE, Roberto Seijo, ha reclamado una "unidad específica" dentro de la Ertzaintza para luchar contra las bandas juveniles y ha acusado al Departamento de Seguridad de haber tratado "siempre de minimizar un problema que existe".

A su juicio, la Policía autonómica vasca está preparada para hacer frente a estas bandas, aunque ha reconocido que existe un "déficit importante organizativo".

En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, Seijo se ha referido también a los incidentes acaecidos en numerosas localidades vascas durante las noches de los fines de semana y los ataques sufridos por la Ertzaintza a la hora de encarar los botellones.

En este sentido, el representante del sindicato mayoritario de la Ertzaintza ha cifrado en más de 400 los botellones que se pueden dar cada fin de semana, "con solo 150 patrullas, lo que hace imposible controlarlos".

"Hay un gran problema organizativo, un pequeño caos, porque los agentes vamos en plan pose, pero quienes recibimos los problemas y sufrimos los heridos somos los ertzainas ya que nos atacan y tiran botellas", ha indicado, para añadir que los dispositivos se hacen "con un pequeño número de ertzainas", lo que pone en riesgo a los agentes.

A su juicio, el Departamento vasco de Seguridad "pone en riesgo la integridad física" de los policías al mandarles a unos botellones que "en muchos casos son imposibles de controlar" y que para ser evitados sería necesario un trabajo preventivo.

Por otro lado, ha censurado que el Departamento no se persone en los tribunales cuando los agentes sufren lesiones, lo que supone "un déficit, también por parte de fiscalía y judicatura, que tienen que ser más contundentes". "Parece que atacar a la policía es algo gratuito", ha expresado.

Según ha afirmado, los atacantes son grupos de jóvenes "sin una ideología política concreta" pero que "están de fiesta, consumiendo alcohol y se envalentonan al llegar los agentes". "Al final, parece que no pasa nada, que es como una fiesta... el Departamento comete una injusticia con los agentes y tenemos un desánimo importante", ha dicho.

BANDAS VIOLENTAS

Por otro lado, y en lo que respecta a la presencia de bandas violentas en Euskadi, como la de los denominados 'Hermanos Koala' que agredieron a un joven en Amorebieta, Seijo ha defendido que la Ertzaintza está preparada para hacerles frente, aunque falta "una organización por parte del Departamento a través de una unidad específica", cuestión que reclaman agentes, fiscalía y jueces "desde hace años".

"Se trata de poder hacer un control y gestión de esas bandas juveniles", ha señalado, para añadir que en 2019 había cuatro bandas "importantes, violentas", todas ellas en territorio vizcaíno y entre las que estaría la de 'Los Hermanos Koala'.

"Estamos hablando además de más de 24 bandas de pandilleros en Bizkaia, cuatro en Gipuzkoa, una en Álava. Datos de hace un par de años y ahora podría haber más, por lo que se necesita al final un buen control por la Ertzaintza y una buena coordinación con las policías locales para evitar en lo posible lo sucedido en Amorebieta", ha expresado.

En este sentido, ha lamentado que la mayor dificultad que encuentran los agentes para hacerle frente pasa por el hecho de que, "al no estar organizados, solo se da una respuesta "reactiva y no se hace algo preventivo".

"A lo que se dedican al final los compañeros de diferentes comisarías es a un control y gestión a través de actos delictivos cometidos, pero no se realiza un trabajo preventivo", ha advertido.

Tras señalar que muchos de los integrantes de estas bandas son memores, ha defendido que se podría desarrollar "un control, hablar con las familias y actuar no solo a través de la fiscalía sino de otras instituciones para evitar que se agrupen". "Son personas que, a veces, tienen problemas familiares y personales y esos grupos lo que hacen es recogerles, algo que hay que evitar", ha argumentado.

Seijo ha criticado así que la Policía autonómica vasca sufra un "déficit importante organizativo" para controlar estas bandas y ha denunciado que el Departamento de Seguridad "siempre ha intentado minimizar el problema, pero éste existe". "Lo hemos pedido de manera oficial en el consejo de la Ertzaintza desde hace años pero se nos negó", ha insistido.

Por último, ha asegurado que llevan más de cinco años sufriendo "un déficit de plantilla importante", por lo que "o se crean más plazas por convocatoria o se solapan las promociones para incrementar el número de agentes".

Para leer más