Publicado 19/07/2021 13:16CET

La Ertzaintza alerta del incremento de fraudes y estafas financieras a través de internet

Archivo - Vehículo policial de la Ertzaintza
Archivo - Vehículo policial de la Ertzaintza - EUROPA PRESS - Archivo

BILBAO, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Ertzaintza ha detectado una tendencia ascendente de las denuncias por estafas financieras, debido, en parte, al incremento de la actividad de inversión a través de Internet y las nuevas herramientas tecnológicas.

Según ha indicado el Departamento vasco de seguridad, esta actividad ha sufrido grandes cambios en la actualidad y, a día de hoy, cualquier persona puede invertir, tanto en activos tradicionales como en los digitales (documentos electrónicos, diseños digitales y, los más populares, las criptomonedas).

El 'modus operandi' seguido por la supuestas empresas de inversión consiste en la captación de inversores mediante anuncios publicitarios insertados en medios de comunicación o en redes sociales, en los que explica que, si se dispone una cantidad de dinero que oscila entre 250 y 300 euros, existe la posibilidad de invertir en criptomonedas u otros activos, todo ello bajo la promesa de obtener altos beneficios. El futuro inversor se interesa por la publicidad y proporciona algún dato de contacto para que los analistas/asesores se comuniquen con él.

El objetivo es ganarse la confianza del inversor y, para ello, tratan de dar una visión de profesionalidad y credibilidad con el objetivo de que inviertan mayores cantidades de dinero. Para ello, utilizan distintas herramientas tales como una página web con apariencia de legalidad, crean una cuenta al cliente en ella, formalizan contratos, etc., y prestan una atención personalizada al futuro inversor. De esta forma, hacen todos los trámites como si se tratara de una empresa autorizada para prestar servicios de inversión.

Ante la inexperiencia del inversor en estas operativas de inversión, los presuntos analistas/asesores con el ánimo de "ayudar", convencen a la victima para que instale una aplicación de escritorio remoto y el estafador, desde su dispositivo electrónico, tiene la capacidad de controlar el dispositivo de la víctima y de actuar como si del propio inversor se tratara. Así, realizarán operativas de compra y posterior transacción a diferentes monederos virtuales por cantidades fraccionadas, con lo que resulta casi imposible el seguimiento del dinero.

En esta fase, la víctima ve cómo el dinero aportado aparece en la cuenta que se ha creado en la página web de la supuesta empresa de inversión, y cree que las ganancias prometidas se están realizando, a pesar de que todo es ficticio.

La estafa se concreta cuando el "inversor" quiere recuperar su dinero y los presuntos estafadores, bajo pretextos como el pago de comisiones o la legalización de las cuentas, les exigen mayor cantidad de dinero para recuperarlo. El inversor, después de aportar las cantidades requeridas, detecta que el contacto con el "analista" se diluye hasta desaparecer y no recibe los depósitos prometidos. Finalmente, se percata de que ha sido estafado.

RECOMENDACIONES ANTES DE INVERTIR

El Departamento de Seguridad recomienda consultar en la página web de la Comisión Nacional de Mercado de Valores y comprobar si las supuestas empresas están autorizadas para ofrecer servicios de inversión. Así mismo, pueden aparecer avisos reportados por sus homólogos extranjeros en https://www.cnmv.es/portal/Consultas/BusquedaPorEntidad.aspx. Si la empresa es extranjera, se aconseja consultar con el regulador homólogo del país donde esté registrada la presunta empresa de inversión.

También se recomienda realizar una consulta básica en internet con el nombre de la empresa y obtener información al respecto, noticias, opiniones, etc, así como analizar la página web de los servicios de inversión y ver si se trata de un bróker o empresa de inversión regulada, si su sede se encuentra en un paraíso fiscal, etc.

Otro consejo es poner atención en la letra pequeña y tener en cuenta las advertencias que, en ocasiones, aparecen sobre el riesgo que esa inversión concreta conlleva y sobre la posibilidad de la pérdida del capital invertido.

Además, se recomienda, a priori, no fiarse si se reciben ofertas de inversión no solicitadas y tampoco confiar presuntas empresas de inversión que prometen altos beneficios en cortos periodos de tiempo y que no realizan el cuestionario previo para determinar cuál es el perfil del inversor.

Una vez comenzado el proceso de inversión, se aconseja no facilitar en ningún caso información sobre claves y contraseñas, y desconfiar si el presunto inversor propone descargar y usar la aplicación de escritorio remoto, ya que en el momento en el que se acepte, el estafador podrá tener acceso al dispositivo electrónico. En caso de haberlo hecho, se debe finalizar la conexión y no permitir una nueva, y, en caso de percatarse en una fase inicial de la estafa, no realizar más depósitos para invertir.

Si ya se es víctima de una estafa financiera, se recomienda no realizar más depósitos para recuperar el dinero invertido, a pesar de que los estafadores conminen a ello, no se tiene que permitir la conexión a la aplicación de escritorio remoto, y sí contactar rápidamente con el banco habitual para comentarle la situación, con el objetivo de que nos informe de si es necesario cambiar o anular claves de acceso para operar en banca on-line.

De esta forma, se pretende evitar que, a través de la aplicación escritorio remoto, realicen transferencias de dinero o cualquier otra operativa sin consentimiento de la víctima.

Además, se debe denunciar la estafa y, aunque las expectativas de recuperar el dinero son "muy escasas", existen empresas que se publicitan con este objetivo. En estos casos, queda a decisión de la víctima el contratar o no sus servicios.

En este sentido, el Departamento de Seguridad ha advertido que se han producido casos en los que son los mismos estafadores que, al percatase de que la víctima se ha dado cuenta de la estafa, contactan de nuevo con ella, bajo distinto nombre, para ofrecer sus servicios y pedirle de nuevo dinero para la realización de gestiones de recuperación, produciéndose una nueva estafa.

Para leer más