Gemma Zabaleta dice que en Ahotsak "no sobra nadie" y que sigue siendo "un referente"

Actualizado 04/03/2007 12:29:14 CET

Cree que el colectivo "debe apostar" por la "deslegitimación" de todas las violencias "con nombres y apellidos".

BILBAO, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

La parlamentaria del PSE-EE e impulsora de Ahotsak Gemma Zabaleta aseguró hoy que en la plataforma de mujeres "no sobra nadie" y defiende que ésta sigue siendo "un referente". Además, aseguró que el colectivo "debe apostar" por la "deslegitimación" de todas las violencias "con nombres y apellidos".

En una entrevista que hoy publica el diario Gara, recogida por Europa Press, Zabaleta recuerda que esta plataforma --que integra a mujeres de todos los partidos salvo PP y UPN-- se encuentra en un "periodo de reflexión en torno a la violencia" y defendió el "valor que tiene en sí misma". "Porque -explicó- puso en marcha la estrategia de buscar lo que nos une y abandonar lo que nos separa cuando nadie hacía eso".

Recordó, además, que representa a "un amplio espectro político, social y territorial", por lo que "sería útil trasladar esa filosofía al resto de la política".

Zabaleta explicó que en Ahotsak existe "una posición común" en "deslegitimar la violencia" y en "pensar que todos los proyectos políticos se tienen que poder llevar a cabo por medios exclusivamente pacíficos y democráticos".

"Si apostamos por reconstruir un proceso de paz que tiene que ser deslegitimando todas las violencias, absolutamente todas, tampoco podemos tener miedo a ponerle nombre y apellidos a todo. Ahotsak tiene ese futuro", dijo.

"NO SOBRA NADIE"

Preguntada por la postura de la secretaria del EBB del PNV, Josune Ariztondo, que propuso que Ahotsak 'diera un paso atrás', la parlamentaria del PSE calificó de "curioso" que "quienes hacen declaraciones en los medios, no lo digan en las reuniones internas".

"En Ahotsak -afirmó- no sobra nadie. No las 5.000 mujeres que han firmado el documento, ni las mujeres políticas. Con la corta vida que tiene Ahotsak, nosotras todavía somos un referente".

Zabaleta se mostró convencida de que "sólo el diálogo, la ley justamente aplicada, son las que quitan la legitimidad a las armas en todos los conflictos del mundo".

Además, defendió a Ahotsak como una iniciativa capaz de "aproximar posiciones políticas antagónicas, las más perdedoras de una situación compleja, que lleva a posiciones irreconciliables, víctimas de acciones armadas y objeto de una aplicación de ley que deslegaliza a la izquierda abertzale".