Actualizado 25/07/2014 12:47 CET

Lokarri dice que hay "tiempo y oportunidades" para nuevos pasos

Paul Ríos en Onda Vasca
EUROPA PRESS

Acusa al Gobierno central de "obstaculizar todos aquellos pasos que se puedan dar en el proceso de paz y no encajen con su estrategia"

BILBAO, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

El coordinador de Lokarri, Paul Ríos, ha asegurado que hay "tiempo y oportunidades" para que se produzcan nuevos "pasos" en el proceso de paz, pero cree que el Gobierno central, con una actitud "bastante evasiva", está "obstaculizando" todos aquellos movimientos que "no encajan con su estrategia".

En una entrevista a Onda Vasca, recogida por Europa Press, Ríos ha indicado que los mediadores internacionales han sido "bastante transparentes" en el trabajo que vienen realizando en los últimos años y ha destacado las relaciones que han mantenido con los partidos políticos, con el Gobierno vasco, "e incluso, en algunos momentos, han llegado a contactar con representantes del Gobierno de España".

El coordinador de Lokarri ha indicado que "se conoce" su labor y no es "de parte", sino para tratar de ayudar a la sociedad vasca a "encontrar diferentes soluciones para avanzar en el camino de la convivencia".

En relación a la última visita a Euskadi realizada por Jonathan Powell y Martin McGuiness, ha señalado que recabaron las diferentes opiniones sobre la situación del proceso de paz y propuestas sobre las posibilidades que "pueda haber para avanzar".

"Lo más importante es que ellos percibieron que hasta diciembre de este año sí que hay un tiempo de oportunidades para que se puedan dar nuevos pasos y que había una cierta voluntad por parte de todos de que esos pasos se puedan producir y aprovechar estos meses que quedan hasta el inicio de la próxima campaña electoral", ha añadido.

Ríos ha indicado que ése es el "mensaje principal" con el que hay que "quedarse", el de que "hay tiempo, hay posibilidades" y hace falta "un esfuerzo por parte de todos".

El coordinador de Lokarri ha manifestado que le sorprendió el comunicado de ETA que se produjo unos días después de la visita de Powell y McGuiness, y ha considerado que "va en la dirección correcta de final de la violencia y de dar seguridad a la ciudadanía de que no hay posibilidades de que la violencia de ETA pueda regresar".

No obstante, ha precisado que una "parte muy importante" de los partidos políticos y de la sociedad vasca espera, por parte de ETA, pasos "más decididos y más claros en el camino del desarme".

En relación al comunicado de ETA, Ríos cree que a la banda armada le falta "mucha claridad" a la hora de expresar lo que quiere transmitir y ha sostenido que "tantos años de clandestinidad y de hacer política por métodos violentos, ha hecho que hayan perdido esa capacidad de expresar de manera más nítida sus pretensiones".

DESARME TOTAL

Ríos opina que el comunicado era "difícil de entender", pero cree que ETA ha "disuelto las estructuras militares", algo que "engancha con la decisión de poner fin a la violencia", pero considera que es "un paso intermedio" hacia un paso "claro y nítido que se debe dar en el futuro y, cuanto antes, mejor, que es el del desarme total y verificable". "Ojalá este paso se produzca en un tiempo corto y que se dé, de una manera clara, y con garantías al conjunto de la ciudadanía", ha añadido.

Preguntado por los riesgos que existen si el proceso se demora, ha afirmado que el "gran riesgo" está en el hecho de que el Gobierno central "no está colaborando con el proceso de ETA". "No solamente no responde a los llamamientos que le hace ETA, sino que también ignora los llamamientos que se le hacen desde el propio Gobierno vasco y del propio Urkullu", ha añadido.

Ríos ha indicado que el "otro riesgo" es que, mientras no se aborden cuestiones como el desarme o la situación de los presos, "es cierto que nos va a costar muchísimo consolidar la convivencia o, por lo menos, consolidarla de una manera tan estable como para pensar que, en el futuro, es muy difícil o prácticamente imposible que nos vuelva a ocurrir todo lo malo que nos ha venido ocurriendo en el pasado".

El representante de Lokarri ha manifestado que detectar los riegos puede ser "relativamente sencillo", pero prefiere "detectar las oportunidades" porque cree que existen y hay una "situación nueva en la que cualquier persona ahora debería poder hacer política y expresarse con completa libertad y seguridad".

"Eso nos debería animar a todos a hacer un esfuerzo de diálogo y colaboración que, sinceramente, he echado en falta en el último año", ha añadido.

Respecto al Gobierno del PP, ha indicado que mantiene una actitud, "no tanto para frenar el proceso de paz", pero sí para "obstaculizar todos aquellos pasos que se puedan dar en el proceso de paz y que no encajen en su estrategia".

"Yo creo que el Gobierno no está colaborando con el Gobierno vasco, tampoco está atendiendo a los llamamientos de que haya contactos con ETA para avanzar en la cuestión del desarme, el tema de los presos sigue igual que durante el tiempo en el que la violencia de ETA seguía activa. El Gobierno repite, una y otra vez, que lo único que espera es la disolución de ETA y que pidan perdón", ha señalado.

A su juicio, se trata de una actitud "bastante evasiva" por parte del Gobierno central de "no asumir su responsabilidad" e incluso de "mostrar cierto desinterés respecto a un objetivo tan importante como éste".

En este sentido, cree que es un "error absoluto" la postura que está manteniendo y ha añadido que el presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, no tiene "ninguna justificación, por ejemplo", para no responder a los llamamientos que le está haciendo el lehendakari y, en su opinión, es "completamente antidemocrático e ilegítimo".

"A partir de ahí, sí creo que, en determinados momentos, ha puesto obstáculos y la operación contra Herrira fue un ejemplo claro y, probablemente, también esté poniendo obstáculos para que la Comisión de Verificación del Alto el Fuego pueda actuar y pueda certificar el proceso de desarme", ha añadido.

Ríos ha señalado que hay "ejemplos muy claros", uno la citación ante la Audiencia Nacional de los verificadores tras el "primer paso de desarme" o la investigación de la jueza francesa Laurence Levert sobre la actividad de la Comisión de Verificación.

"Todo ello dificulta, por ejemplo, que la Comisión de Verificación pueda actuar libremente y con ciertas garantías tanto en territorio francés como español", ha indicado.

Ríos ha argumentado que estar expuestos a que vuelvan a ser reclamados por los tribunales y que, en un momento, puedan ser arrestados, hace "más complicado" el proceso de desarme, "que ya es complicado desarrollarlo de por sí, sin la colaboración de los gobiernos". "Con lo que pueda ser la persecución o teniendo a las Fuerzas de Seguridad investigando hace todo todavía mucho más complicado", ha agregado.

En todo caso, Ríos ha sostenido que esto nos debería llevar a que "el resto hiciésemos un esfuerzo doble" y a que, "fundamentalmente", los partidos políticos vascos hiciesen un "esfuerzo por el diálogo y el consenso para definir una estrategia compartida para avanzar en el proceso de paz".

Sobre el papel del lehendakari, ha indicado que tiene una "función importante" porque tiene la "legitimidad democrática que le han dado los votos, las instituciones" y debería "aprovecharla para seguir insistiendo que, por parte del Gobierno de España, haya una colaboración y también pasos en el camino de la convivencia".

Por otra parte, ha valorado la reunión entre Sortu y el PNV porque "lo que no es normal" es que llevaran meses sin mantener un encuentro. Ríos ha señalado que "lo llamativo" es que no haya diálogo y que no haya ni siquiera en marcha en el Parlamento vasco una ponencia o una comisión "donde se pueda hablar con tranquilidad y estilo constructivo sobre las cuestiones de paz y convivencia". A su juicio, es "injustificable" y, por ello, los partidos se deben "poner a hablar, de una manera sincera y con voluntad de llegar a consensos".

Para leer más