La sanidad vasca incorpora desde el miércoles la prueba para detectar fibrosis quística en el cribado neonatal

Publicado: viernes, 12 febrero 2010 14:18

VITORIA, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

El sistema vasco de salud incorporará, a partir del miércoles, una nueva prueba en el programa de cribado neonatal que permitirá detectar en los bebés la fibrosis quística, una enfermedad hereditaria que afecta principalmente a los órganos encargados de la digestión y a los pulmones y que se da en uno de cada 5.000 nacimientos.

Según explicaron hoy los responsables del Departamento de Sanidad en una rueda de prensa en Vitoria, el programa de cribado neonatal es uno de los programas preventivo-asistenciales "esenciales" de salud pública. Su objetivo principal es la prevención de discapacidades asociadas a enfermedades endocrino-metabólicas mediante su identificación precoz y la intervención sanitaria correspondiente para evitar el daño neurológico y reducir la posible afectación resultante como consecuencia de estas enfermedades.

Desde el año 1982, el Departamento de Sanidad aplica, con carácter universal y gratuito, este programa a los más de 20.000 bebés que nacen en Euskadi cada año.

Se basa en la extracción de una muestra de sangre a las 48 horas de vida, la conocida como "la prueba del talón", y el análisis posterior en el laboratorio para el cribado de tres enfermedades: el hipotiroidismo congénito, que se da en un caso por cada 3.704 nacimientos; fenilcetonuria-PKU, que afecta a uno de cada 13.068 nacimientos; y deficiencia de acil CoA deshidrogenasa de cadena media, introducida en 2007 en el programa y con una incidencia estimada en Europa de uno por 15.000 nacimientos.

Desde la implantación de este programa en Euskadi, se han detectado 135 casos de hipotiroidismo congénito, 34 de la hiperfenilalaninemia y, por el momento, ningún caso de la deficiencia de acil CoA deshidrogenada.

El próximo miércoles, el Departamento de Sanidad del Gobierno vasco introducirá una nueva prueba en el cribado neonatal para detectar en los bebés la enfermedad denominada fibrosis quística, una afección hereditaria que afecta principalmente a los órganos encargados de la digestión y a los pulmones.

Según explicaron desde Sanidad, "un bebé con fibrosis quística hereda dos genes alterados, uno del padre y otro de la madre, los dos juntos causan la enfermedad, presentándose en un bebé por cada 5.000 nacimientos".

Los bebés afectados pueden sufrir infecciones respiratorias con cierta frecuencia y tienen dificultad para absorber los alimentos ingeridos, por ello "no tienen una buena ganancia de peso según van creciendo", indicaron.

El diagnóstico precoz a través del cribado neonatal conlleva "una mejora significativa" en la evolución de la enfermedad ya que permite mejorar el estado nutricional, retrasar la aparición de complicaciones y disminuir la gravedad de las mismas.

En caso de detectar la sospecha de esta enfermedad en un recién nacido, se le dirigiría para la confirmación del caso a la Unidad de Fibrosis Quística del País Vasco, ubicada en el hospital de Cruces, en la Sección de Neumología Pediátrica.

El personal facultativo de dicha Unidad continuará con la atención al bebé y su familia, a la que informará "con todo detalle" de cualquier cuestión relacionada con la enfermedad, aconsejará sobre los pasos que se deben dar, realizará el asesoramiento genético oportuno y ofrecerá el diagnóstico prenatal para la posible futura descendencia.

TRATAMIENTO PRECOZ

La Consejería destacó que el diagnóstico neonatal significa que los bebés con fibrosis quística "pueden ser tratados precozmente con una dieta adecuada, fármacos y fisioterapia respiratoria". Estos tratamientos, añadió, "mejoran día a día y ayudan a las personas afectadas a disfrutar de una vida más larga y saludable".

Las actuales técnicas de diagnóstico genético permiten detectar más de medio centenar de enfermedades congénitas, aunque "muy pocas" tienen tratamiento en la actualidad.