Publicado 19/01/2021 14:40CET

La temporada de sidrerías se abrirá el 5 de febrero, con sidra en botella y jarra y los comensales sentados en las mesas

Presentación de la temporada de sidra 2021
Presentación de la temporada de sidra 2021 - EUSKAL SAGARDOA

El responsable de cada mesa se podrá levantar a rellenar la jarra, siempre con la ayuda del responsable de la sidrería

SAN SEBASTIÁN, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

La temporada de sidrerías 2021 se abrirá en Euskadi el próximo 5 de febrero y, debido a las restricciones por la pandemia de covid-19, no se podrá realizar el tradicional 'txotx' de kupela en kupela y la sidra se servirá en botella o en jarra, y los comensales deberán estar sentados en las mesas.

El sector, que ha presentado este martes la nueva temporada en una rueda de prensa en San Sebastián, ha tomado el compromiso de hacer frente a la "difícil" situación con "ganas, ilusión y pasión". Para ello, ha desarrollado un protocolo específico para "dar a degustar la nueva sidra y poder disfrutar de una experiencia atractiva e innovadora en las sidrerías".

Representantes de la Denominación de Origen Euskal Sagardoa y las Asociaciones de sidrerías de Gipuzkoa, Bizkaia y Araba han explicado que el elemento más significativo de la temporada de sidrerías es "degustar la nueva sidra, acompañada de un buen menú", algo que los clientes deberán hacer este año "sentados a la mesa".

Las sidrerías ofrecerán en la mesa la nueva sidra, en jarras y en botellas transparentes, cada una con su correspondiente explicación. En cada tarjeta informativa figurará el número de la kupela y la información correspondiente, para que el comensal "sepa en todo momento
que sidra está degustando". Esta tarjeta informativa, a su vez, contará con un código QR con en link para tener más información de la sidrería y el producto.

A lo largo de la comida, el responsable de cada mesa se podrá levantar a rellenar la jarra, siempre con la ayuda del responsable de la sidrería, para así llevar a su mesa la sidra que quieran degustar o la que recomiende el responsable de la bodega.

Los representantes del sector han señalado que disfrutar de la nueva cosecha en la mesa es "una apuesta innovadora", pero a su vez, "la recuperación de una antigua forma de consumo" porque, según han explicado, "a lo largo de la historia la sidra se ha servido en jarras en las sidrerías".

"Este año, no obstante, hemos querido afinar esta técnica para poder ofrecerle al cliente el mejor servicio cuidando el producto, la información y la imagen. Por ello, a la botella o jarra se le añade la información para que el consumidor sepa qué tipo de sidra está degustando", han puntualizado.

PROTOCOLO ESPECÍFICO

El sector de la sidra ha desarrollado un protocolo específico que contiene las pautas para cumplir las normas condicionadas por la situación actual de pandemia, pero a su vez comprender una serie de requisitos para que la gente "pueda disfrutar de la nueva sidra con la mayor seguridad".

Este protocolo se ha ido adecuando desde mayo, según la normativa y los cambios en los decretos, pero "siempre manteniendo una sólida base: que degustar la sidra y la experiencia en la sidrería sean atractivas y seguras", han destacado.

De este modo, en este momento, las mesas se conformarán con un máximo de seis personas y el servicio se ofrecerá en la mesa, con las distancias de seguridad establecidas y degustando la nueva sidra a la mesa. De acuerdo con lo establecido en el decreto del 12 de enero, las sidrerías deberán cerrar también a las 20.00 horas.

COSECHA

Los responsables del sector han explicado que "el 2020 ha ofrecido una cosecha poco abundante, pero de gran carácter" y las sidras "presentan esas mismas características: carácter y cuerpo".

Dentro de la Denominación de Origen Euskal Sagardoa, compuesta por 48 bodegas elaboradoras, junto con 248 productores de manzana de Gipuzkoa, Bizkaia y Araba, se han elaborado 1.200.000 litros de sidra en la cosecha 2020, utilizando para ello algo más de 2 millones de kilos se manzana.