Actualizado 15/01/2012 19:03 CET

UPyD pide al PNV que exija "la disolución y el desarme de la banda terrorista ETA"

Gorka Maneiro
EUROPA PRESS

BILBAO, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

El portavoz y parlamentario de Unión Progreso y Democracia, Gorka Maneiro, ha pedido al PNV que exija la disolución de ETA y ha mostrado su rechazo a que las fuerzas de seguridad del Estado deban abandonar Euskadi. Asimismo, el parlamentario vasco ha subrayado, tras la detención de tres presuntos miembros de ETA en Francia, "que la banda sigue siendo un peligro".

Según ha señalado UPyD en un comunicado, la formación nacionalista ha debido exigir a ETA su disolución y su desarme, pero "debe ser que los jeltzales, tras una historia poco comprometida por la derrota de la banda terrorista, tiene cargo de conciencia y de ahí sus afirmaciones".

El portavoz de UPyD ha señalado que el reelegido presidente nacionalista ha pedido "que la Guardia Civil y la Policía Nacional deben salir de Euskadi y nosotros tenemos que responder que su labor aquí sigue siendo imprescindible, como siempre lo ha sido". A su juicio, esta afirmación de Urkullu "bien podría haberla hecho el mismo Otegi. Y es un disparate".

Respecto a la detención de tres presuntos miembros de ETA en Francia ha afirmado que "se confirma que la banda no ha desaparecido y sigue, por tanto, siendo un peligro".

Asimismo, Maneiro ha declarado que "la lucha por su derrota y su disolución sigue siendo indispensable y en esa lucha se mantiene UPyD. Solo los muy obtusos han dado ya por finiquitada a la banda. Tenemos que seguir muy atentos".

Lo más leído

  1. 1

    El Gobierno se aplica la subida de sueldo de los funcionarios que se negó a diputados y senadores

  2. 2

    Al menos tres muertos por un ataque con cuchillo en una iglesia en Niza

  3. 3

    Ayuso ordena el cierre de la Comunidad de Madrid solo durante los puentes de noviembre

  4. 4

    Sánchez abandona el Congreso tras escuchar a Illa sin oír las críticas de Casado

  5. 5

    Andalucía decreta cierre perimetral hasta el 9 de noviembre y confina las provincias de Granada, Jaén y Sevilla