Urkullu afirma que un acuerdo de nuevo estatus defendido solo por nacionalistas sería "un estrepitoso fracaso"

Erkoreka y Urkullu
IREKIA
Publicado 20/09/2018 21:48:25CET

Dice a EH Bildu que el texto tiene que tener "recorrido institucional y viabilidad" también en las Cortes Generales

VITORIA, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha afirmado que un acuerdo de nuevo estatus defendido y respaldado solo por nacionalistas, sería "un estrepitoso fracaso como comunidad nacional integrada y cohesionada". Además, ha dicho a EH Bildu que el texto que salga del Parlamento Vasco tiene que tener "recorrido institucional y viabilidad", también en las Cortes Generales del Estado.

Durante su réplica a los grupos del Parlamento Vasco en el pleno de política general, Urkullu ha apelado, de nuevo, a "ensanchar el acuerdo". En este sentido, ha recordado que el acuerdo de PNV y EH Bildu "ha entrado en la fase jurídica", y cree que "es una nueva oportunidad para buscar posturas y avanzar en un proceso que volverá a este Parlamento".

El presidente del Gobierno Vasco ha acusado al presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, de "negacionismo", al rechazar la existencia del pueblo vasco, la abolición de los derechos históricos o que el Estatuto de Gernika esté incumplido por la Administración estatal.

Por su parte, ha afirmado que, "como lehendakari nacionalista", cree que "un proyecto de autogobierno defendido y respaldado solo por la ciudadanía que vota nacionalista, con el rechazo o la indiferencia de quien se inclina por las opciones no nacionalistas o no nacionalistas vascas, significaría para muchos de nosotros un fracaso estrepitoso de Euskadi como comunidad nacional integrada y cohesionada en torno a unas cuestiones básicas y esenciales".

Asimismo, ha destacado que la "singularidad" del pueblo vasco, "la pluralidad lingüística, nacional, de pretensiones nacionales respecto al modelo de relación e integración del Estado y la voluntad de secesión existente en una parte de la ciudadanía, son elementos constitutivos y constituyentes" de la comunidad vasca "como sociedad diferenciada respecto de otras comunidades políticas, culturales y lingüísticas".

En este sentido, ha señalado que "el desafío" de los nacionalistas vascos, "a quienes se supone un compromiso añadido por su patria", es "defender ese pluralismo como factor esencial de su 'ser político, cultural y lingüístico', y no soportarlo como una patología a eliminar mediante un proceso de homogeneización e uniformización".

Iñigo Urkullu ha criticado a Alonso por hablar de "un País Vasco menguante" y ha afirmado que "hay un País Vasco creciente, que quiere seguir creciendo, y nunca en contra de nadie".

"LO QUE NOS UNE"

El lehendakari ha llamado a "poner el foco" en lo que une a los vascos "y avanzar en un acuerdo viable que tenga recorrido institucional". En este sentido, se ha dirigido a la portavoz de EH Bildu, Maddalen Iriarte, para afirmar que, "el recorrido institucional y la viabilidad lo tiene que tener también en las Cortes Generales del Estado, para que sea, después, ratificado por la sociedad vasca".

"Un acuerdo ampliamente respaldo aquí en Gasteiz tendrá una mayor potencia política cuando sea debatido en Madrid, que si fuera el resultado de una exigua, aunque suficiente, mayoría en esta Cámara. Si configuramos aquí una amplia mayoría, tendremos mayor legitimidad para exigir que se nos respete allí donde somos minoría", ha apuntado.

Asimismo, ha subrayado que "un amplio acuerdo es imprescindible, no solo en su dimensión externa", para "ganar una mayor legitimidad para negociar en Madrid, sino también, y especialmente, en clave interna de cohesión y convivencia armoniosa en la propia sociedad vasca o, si se prefiere de la nación vasca".

Por ello, ha defendido "el acuerdo entre vascos y el pacto entre Euskadi y España". "En Euskadi se necesitan acuerdos de amplio respaldo para fortalecernos como nación, incluso con independencia de la actitud con la que nos encontremos en Madrid", ha dicho.

En esta línea, ha apuntado que desconoce si, en el plano estratégico, "hay quien prefiere un choque con el Estado del que resulte una frustración colectiva", antes que conseguir "un acuerdo integrador y posibilista". Además, ha asegurado que su Gobierno quiere "gestionar las ilusiones de este país y no sus frustraciones".

PSE-EE

El lehendakari se ha referido al acuerdo de Gobierno de coalición de PNV con el PSE-EE, para asegurar que "la experiencia de colaboración y trabajo conjunto es una buena práctica", pero ha precisado que, "siguiendo esta buena práctica, en materia de autogobierno, el esfuerzo para ensanchar el acuerdo debe ser bilateral". "Éste es mi emplazamiento en las instituciones vascas a los partidos políticos y también a los poderes del Estado español", ha añadido.

En todo caso, ha asegurado que "el objetivo de una nueva redacción estatutaria compartida y acordada en Euskadi", a su juicio, "no puede ser otro que el reconocimiento como nación, con voluntad histórica de autogobierno y de decisión".

En este sentido, ha apuntado a una relación con el estado "basada preferentemente en la bilateralidad y el pacto", con "una capacidad competencial y de autoorganización competencial singular y un sistema de garantías eficaz, que impida la vulneración de su autogobierno".

En su opinión, el "reto de la sociedad vasca" y de las formaciones políticas es el de "definir un proyecto de autogobierno que profundice en el actual, lo amplíe lo mejore con ambición, y que suponga un paso más en la constitución de una comunidad política claramente autogobernada, con menor dependencia del Estado".

"Éste es el reto: articular un proyecto de autogobierno valiente, ambicioso, que tenga su defensa política en el propio marco constitucional en base a una interpretación abierta e integradora de los derechos históricos dentro de un constitucionalismo útil", ha defendido.

COMPLETAR EL ESTATUTO

Iñigo Urkullu ha afirmado que, para el Gobierno Vasco, es "prioritario" que el Ejecutivo central presente un "plan serio de trabajo" sobre la transferencia de las competencias pendientes y ha asegurado que "no es una amenaza", porque se aprobó en el Parlamento que, en el plazo de seis meses, se debería elaborar un calendario para cumplir el Estatuto. "Ese mandato está sobre la mesa", ha añadido.

Además, ha afirmado que se asiste a un incumplimiento estatutario que está "desnaturalizando la particularidad jurídico constitucional del autogobierno vasco y la capacidad de decisión".

Tras asegurar que las dos competencias prioritarias para el Gobierno Vasco son las de la gestión económica de la Seguridad Social y la de prisiones, ha emplazado a todos los grupos del Parlamento Vasco a exigir su traspaso "juntos".

Contador