Actualizado 31/03/2012 19:41 CET

Urkullu lamenta que "una parte de la sociedad insista en no participar en ningún acuerdo con los demás"

Iñigo Urkullu
EUROPA PRESS

Rechaza tanto la "amnesia histórica" como dejar que "la historia vivida nos haga imposible avanzar"

BILBAO, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, ha considerado que el acuerdo alcanzado por el Parlamento vasco, para la creación de una ponencia sobre paz y reconciliación, es "importante" y ha mostrado su preocupación por que "una parte de esta sociedad insista en no participar en ningún acuerdo con los demás". "Ni la historia puede empezar cuando la Izquierda Abertzale quiera, con una amnesia histórica, ni la historia vivida nos debe hacer imposible avanzar", ha advertido.

En un artículo publicado en su blog personal en el que recuerda la conmemoración del bombardeo de la población vizcaína de Durango en 1937, con "ausencias significativas" en algunos de los actos, ha recordado que, con los ataques de éste y de "por lo menos 37 municipios" vizcaínos durante la Guerra Civil, "Euskadi inauguró la macabra práctica de los bombardeos a población civil".

"Estoy convencido de que el ejercicio de memoria es imprescindible. Recordad la historia", ha defendido Iñigo Urkullu, que ha apelado a "no olvidar todos aquellos hechos y decisiones que marcaron un antes y un después en la historia de un pueblo".

A su entender, no sólo es "una cuestión de reconocimiento para quienes protagonizaron aquella parte de la historia", sino también "la única forma de que una sociedad progrese y tenga la oportunidad de no repetir aquellos errores que condicionaron toda una época y concienciarse en la necesidad de paz en el mundo que hoy sigue sufriendo guerras que no traen más consecuencia que dolor, odio, penuria y destrucción". "Con un perjudicado, la humanidad", ha advertido.

El presidente del PNV ha considerado que ésta es "una lección que no podemos olvidar en esta Euskadi del siglo XXI que estamos empezando a construir en paz". "La historia no es un cronómetro que podamos poner a cero cada vez que queramos. Y la práctica de la utilización de un 'Alzheimer histórico y político' no lleva a la solución de los problemas", ha opinado.

En esta línea, ha abogado por que la paz y la convivencia sean, junto al diálogo, "las herramientas para iniciar un tiempo nuevo cuyo camino es desconocido y condicionado por décadas de sufrimiento". Por ello, se ha mostrado convencido de que el acuerdo alcanzado este pasado viernes en el Parlamento vasco --en el que se aprobó la creación de una ponencia sobre paz y convivencia-- es, "no diría que histórico, pero sí importante".

Asimismo, ha expresado su preocupación por que "haya una parte de esta sociedad que insista en no participar en ningún acuerdo con los demás". "Por un lado y por el otro. Como no lo han hecho en alguno de los actos en Durango. Para unos la historia tiene que empezar cuando ellos lo deciden. Llevamos 34 años viviéndolo. Y para los otros el futuro sólo se puede escribir desde la cerrazón y la venganza", ha censurado.

PONER EL RELOJ EN HORA

Del mismo modo, ha asegurado que le "preocupan" las decisiones judiciales que "pretenden mantener una excepcionalidad jurídica permanente que, como bien saben quienes las adoptan, trasladan una excepcionalidad política y social a la sociedad en un momento en que la inmensa mayoría de la sociedad camina en otra dirección".

En su opinión, "no se trata de poner el reloj de la justicia a cero, se trata de poner el reloj en hora", de manera que "todo el mundo pueda regirse por el mismo uso horario". "Se trata de aplicar la misma justicia para todos. De la misma manera y con los mimos criterios", ha agregado.

De cualquier modo, ha confiado en que "se acabarán imponiendo la sensatez y la altura de miras que la inmensa mayoría de la sociedad vasca reclama". "Ni la historia --ha señalado-- puede empezar cuando la Izquierda Abertzale quiera, con una amnistía o con una amnesia histórica, ni la historia vivida nos debe hacer imposible avanzar".