Actualizado 26/06/2014 18:56 CET

La viuda de Casas rechaza equiparar "víctimas y victimarios"

Barbara Durkhop
EUROPA PRESS

Tejeria destaca que "todas las vulneraciones" de derechos humanos son "injustificables"

VITORIA, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Bárbara Durkhop, viuda del parlamentario socialista Enrique Casas -asesinado en 1984 por una escisión de ETA--, ha afirmado que la "paz y la convivencia" no pueden construirse "equiparando a víctimas y victimarios". Durkhop ha participado en un homenaje póstumo a su marido celebrado por el Parlamento vasco, cuya presidenta, Bakartxo Tejeria, ha destacado que "todas las vulneraciones" de derechos humanos son "injustificables".

La Cámara vasca ha instalado este jueves una placa en recuerdo de Casas, asesinado el 23 de febrero de 1984 por los Comandos Autónomos Anticapitalistas -un grupo escindido de ETA--. Al acto han asistido todos los grupos parlamentarios, incluido EH Bildu, y el lehendakari, Iñigo Urkullu.

La colocación de esta placa se acordó el pasado 8 de abril por parte del Parlamento vasco, que también decidió instalar una placa en memoria del parlamentario de Batasuna Santiago Brouard, asesinado por los GAL en noviembre de 1984. El homenaje a Brouard se celebrará en noviembre.

Los carteles en recuerdo de Casas y Brouard se unirán así a los de Fernando Buesa (PSE) y Gregorio Ordóñez (PP), ambos asesinados por ETA y que desde hace varios años cuentan con sendas placas de recuerdo en la sede del Legislativo autonómico.

En su intervención, Durkhop ha afirmado que éste es "el tiempo de la búsqueda de la paz, de la reconciliación y la convivencia". No obstante, ha advertido de que estos objetivos deben perseguirse "con el retrovisor bien puesto y con la memoria y la justicia bien presente".

SIN "DISTORSIONES"

Esta justicia, según ha dicho, "no admitirá ninguna equiparación de víctimas y victimarios". "Estamos en un tiempo de reconocer el mal causado y aceptar eso como suficiente reparación para la reconciliación y convivencia como punto de partida hacia el futuro", ha añadido.

En esta línea, ha mostrado su esperanza de que "las páginas negras de los asesinatos de ETA pasen definitivamente a los libros de historia contando la verdad y sin ninguna distorsión".

Por su parte, Tejeria ha enmarcado la ceremonia de este jueves en la "memoria, justicia y reparación" que han de tener las víctimas de "la sinrazón de la violencia". La presidenta de la Cámara, que ha recordado que Casas fue asesinado "por lo que significaba y lo que pensaba", se ha felicitado por el cese definitivo del terrorismo de ETA.

"ENTRE TODOS"

Según ha dicho, la renuncia a la actividad terrorista por parte de la banda abre "un nuevo tiempo inédito" en la historia de Euskadi. Tejeria ha afirmado que "después de demasiados lustros de violencia destructiva, ha llegado el momento de sentar las bases de la paz y de la convivencia futura, de la rehumanización y de la reconciliación social".

"Tenemos que construir una paz sólida, para que no se repita la violencia ni el sufrimiento injusto padecido durante años por tantas personas y por el Pueblo Vasco", ha manifestado. Tejeria ha advertido de que esta tarea debe hacerse "entre todos".

Además, ha asegurado que "el principio del respeto a los derechos humanos de todas las personas" resulta válido "tanto para construir el futuro, como para revisar el pasado". "En ningún caso podemos permitir que se justifique la violencia", ha subrayado, para añadir que "todas y cada una de las vulneraciones" de derechos humanos "es absolutamente injustificable".

230721.1.260.149.20140626151116
Vídeo de la noticia

Para leer más