Publicado 15/09/2020 13:24:34 +02:00CET

El arte urbano llega a Hervás (Cáceres) con la realización de un mural contra la despoblación

Un mural realizado por Mohamed LGhacham dentro del programa Muro Crítico de la Diputación de Cáceres
Un mural realizado por Mohamed LGhacham dentro del programa Muro Crítico de la Diputación de Cáceres - DIPUTACIÓN DE CÁCERES

HERVÁS (CÁCERES)

El programa cultural 'Muro crítico', que ha puesto en marcha la Diputación de Cáceres por quinto año, llega esta semana a la localidad de Hervás, donde los artistas urbanos Mohamed L'Ghacham, Digo Diego y Chefo Bravo plasmarán sus trabajos en tres murales que tendrán como tema la lucha contra la despoblación.

Desde este miércoles 16 y hasta el domingo 20, los tres artistas elaborarán sus trabajos desde una perspectiva diferente. L'Ghacham centrará su obra en la vida rural mientras que Digo Diego lo hará en el derecho al amor, derecho universal y Chefo Bravo pondrá el foco en la identidad y la historia de Hervás.

Con la actuación conjunta de los tres artistas se creará un recorrido de interés cultural en el municipio que permitirá, además, revitalizar Hervás a través del arte. Así, la obra de Mohamend L'Ghacham podrá verse en el Cine Teatro Juventud, la de Digo Diego podrá contemplarse en la Casa de Cultura y el trabajo de Chefo Bravo en el transformador Museo Pérez Comendador.

SOBRE LOS ARTISTAS

Mohamed L'Ghacham (Tánger 1993), es un pintor y muralista de Mataró (Barcelona), nacido en Tánger (Marruecos). Interesado por las artes plásticas, descubre en el instituto el mundo del graffiti y, años después, es atraído por los pintores más clásicos y su lenguaje. Su obra se identifica con el carácter figurativo de carácter realista y toques impresionistas.

Las escenas de sus creaciones nacen a partir de la vida cotidiana que le rodea y que combina con el imaginario visual de la fotografía de finales del siglo XX. Actualmente basa su obra en una mezcla entre pintura y técnicas clásicas con el muralismo más contemporáneo, informa la diputación cacereña en nota de prensa.

Digo Diego (Madrid, 1981), educador social, comienza su faceta artística como autodidacta a finales de la década de los 90. Vinculado principalmente al espacio público, establece dos vías claras de desarrollo interconectadas: su trabajo más personal como artista, y procesos de intervención comunitaria donde el aspecto pedagógico se suma.

En sus representaciones son protagonistas los conocidos como seres negros con los que se aleja de la mera superficialidad humana y, más concretamente, de aspectos como el género. La simplicidad de la forma y el color ceden en favor del concepto implícito en cada una de sus intervenciones. Además sus geometrías reflejan un lenguaje emocional, derivado de las relaciones del ser con uno mismo, entre nosotros y con el medio.

Chefo Bravo (Moraleja, 1980), comenzó su andadura artística en 1993 con la técnica del graffiti. Su perfil es el de una persona inquieta y autodidacta sin olvidar la formación en diferentes disciplinas como la pintura y la escultura.

Uno de sus últimos trabajos es el proyecto Agua Dulce del que fue responsables tanto del diseño como de su desarrollo para la Junta de Extremadura. Un proyecto que fue creado para ayudar a la revitalización y promoción de la Sierra de Gata tras el incendio del verano de 2015 y con el que se consiguió poner en valor la Sierra de Gata, acercar el arte de una manera directa a la ciudadanía y dotar de una estética atractiva a lugares en desuso.

Contador