Caja Rural de Extremadura presenta ratio de solvencia del 16% y supera los 300 millones de inversión crediticia en 2018

Actualizado 17/06/2019 15:37:56 CET
Lourdes
EUROPA PRESS

   BADAJOZ, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Caja Rural de Extremadura presenta a fecha de cierre de 2018 un ratio de solvencia del 15,92 por ciento, uno de los "más altos del sector" y que "garantiza" su continuidad y supervivencia, así como casi 300 millones de inversión crediticia a favor de las empresas, los particulares, los comercios o los autónomos.

   En concreto, la entidad ha ganado 6,6 millones (un 21,6 por ciento más que el año anterior) con un incremento del margen de intereses del 3,11 por ciento, mientras que su margen de explotación ha crecido casi un 35 por ciento y el volumen de negocio un 6,11 por ciento y se han reducido un 13,22 por ciento el volumen de dusosos aunque con una cobertura de riesgos dudosos de casi el 90 por ciento. Respecto al ratio de eficiencia, se sitúa en el 57,51 por ciento "una altísima eficiencia y una de las mejores del sector".

   Así lo han señalado el presidente de Caja Rural de Extremadura, Urbano Caballo, y el director general de la entidad, José María Portillo, quienes han informado del balance de resultados de la entidad en el transcurso de un desayuno de trabajo en las oficinas centrales en Badajoz, en el que han recordado que el pasado sábado se celebró la Asamblea General Ordinaria en la que Caballo fue reelegido en el cargo con el 97,5 por ciento de los votos emitidos.

   Una asamblea en la que los socios también procedieron a la renovación del Consejo Rector de la entidad que cuenta desde el pasado sábado con dos nuevas incorporaciones, María Mercedes Vaquera y Rosa María Escobar, en relación a las cuales Caballo ha destacado su perfil técnico, a la vez que ha felicitado la "evolución positiva" de Caja Rural, que "se está consolidando y se está haciendo cada día más solvente y más fuerte". "Esperemos que sea éste el camino los años próximos", ha confiado.

UN EJERCICIO "HISTÓRICO"

   Por su parte, José María Portillo ha desgranado el balance de resultados de la entidad, según el cual el ejercicio 2018 ha sido para Caja Rural de Extremadura "histórico" dado que "se han batido cifras a las que la caja no había conseguido llegar nunca" y que ha achacado al "esfuerzo de todos" y de una plantilla "muy involucrada" y "comprometida con los fines y objetivos de esta cooperativa de crédito extremeña", que puede "presumir" de que es una entidad extremeña, con personal extremeño y ubicada y cuya toma de decisiones se hace en la región.

   "Mantenemos el mayor número de oficinas abiertas en la región con un compromiso de no cerrar", ha asegurado Portillo, para quien "eso supone una garantía para la entidad" y "sobre todo" en pequeños pueblos que corren el riesgo de exclusión financiera, además de estar "implicados socialmente" con el desarrollo de Extremadura y estar respaldados por un grupo de 29 cajas rurales a nivel nacional.

   Según ha insistido, el 2018 ha sido un año "importante" para Caja Rural de Extremadura al haber superado la barrera "psicológica" con una cartera de créditos superior a los 1.000 millones de euros, al tiempo que ha crecido en 73 millones de euros, para lo cual han dado casi 300 millones de euros de inversión, valor por el cual han participado en proyectos en Extremadura.

   También ha destacado que han crecido en inversión 73 millones y en depósitos "solo" 59 millones, lo cual supone que Caja Rural "se está comportando como una entidad inversora" y que "apuesta" por la región, los proyectos empresariales, las iniciativas privadas, la adquisición de vivienda y "por todo lo que está surgiendo en Extremadura que significa necesidades de financiación".

   En este contexto, ha puesto en valor que Caja Rural ha pasado de un 78,7 por ciento en 2017 a un 80,9 por ciento en 2018 en lo referido al porcentaje de los depósitos que han conseguido invertir, de forma que cada vez están "invirtiendo más" y, en concreto, por valor de 289,8 millones de euros en nuevos otorgamientos en aspectos como préstamos y créditos a pymes, comercios, iniciativas y proyectos empresariales, adquisición de viviendas de particulares o para el consumo.

CUOTA DE MERCADO

   Igualmente, Portillo ha remachado que la cuota de mercado de Caja Rural de Extremadura, "la parte del pastel de negocio financiero que la caja se está llevando", está creciendo de forma paulatina en los últimos años, en los que "la tendencia es cada vez mayor" al pasar de un 5,99 por ciento en 2016 a un 6,17 en 2017 y al 6,52 en 2018, y sobre lo cual ha reconocido que "no" tienen "mucho" y les gustaría "tener más", pero que "ya empieza a ser una cifra relevante".

   A este respecto, ha avanzado que lo que sí les "anima a seguir trabajando" y les "hace creer" que van a aumentar esa cuota de mercado es que el pasado año el negocio financiero en Extremadura creció en 428 millones de euros, de los que Caja Rural "se llevó" 133 millones o el 31,1 por ciento "del negocio que crecía", algo que ha achacado a que la cuota de mercado de esta entidad financiera extremeña "va a seguir aumentando".

   Asimismo en materia de cuenta de resultados, ha subrayado que el negocio principal viene del margen de intereses y que si el mismo se mantiene también lo harán las perspectivas de crecimiento, a la vez que han dado un 21,55 por ciento más de beneficios respecto al año anterior y las previsiones para 2019 es que dicha cifra sea superior.

   "Eso significa que la Caja está en una trayectoria ascendente, en una trayectoria de crecimiento, solvente, cumpliendo con los compromisos que tenemos con la sociedad extremeña y colaborando al desarrollo y al progreso de esta sociedad", ha expuesto Portillo, que ha resaltado también que el ratio de solvencia de la entidad se sitúa en el 15,92 por ciento, cuatro puntos superior al requerimiento del Banco de España del 11,88 por ciento.

CAJEROS, OFICINAS Y FONDO SOCIAL

   También ha puesto en valor que a fecha de diciembre de 2018 cuentan con 43.807 socios, 137.500 clientes, 280 empleados, 110 oficinas (la mitad de ellas en poblaciones con menos de 5.000 vecinos y que los sitúa en la actualidad como la entidad con más oficinas en la región) y 122 cajeros más los 29 de última generación que están instalando este año con el acuerdo con la Diputación de Badajoz.

   Además, el pasado año han dedicado 1,05 millones de euros a su Fondo de Educación y Promoción en cuestiones como formación, difusión del cooperativismo, acción social y asistencial, promoción cultural y fomento del deporte y los Premios Espiga en sus distintas variedades, con un total de 661 beneficiarios directos en 2018.

   Ante estos datos, José María Portillo ha sostenido que la fotografía para 2018 refleja cifras de las que se sienten "especialmente orgullosos" al ser fruto de un esfuerzo coordinado y una labor de profesionalización en la caja, cuyo enfoque es, además, "riguroso, ético y comprometido en la región", respecto a cuya evolución ha valorado que, si llega "algún tipo de desaceleración", en la región será "mucho más lenta" que en el resto del país.

   Así, Portillo ha lamentado que Extremadura cuenta con un "altísimo" índice de paro que se debe matizar al contar la economía extremeña con un "alto" porcentaje de economía sumergida, pese a lo cual una de sus bases principales es la agricultura que "está en un momento muy bueno", mientras que el sector servicios, el de "más peso", "no se ve afectado"; por lo que ha manifestado que las perspectivas "no son tan malas como parece" y aunque "va a haber una desaceleración en los próximos años" se puede ser "moderadamente optimista en Extremadura".

Contador