Publicado 24/02/2022 15:04

Esther Gutiérrez cree que el cierre del Juan XXII de Mérida supondrá una "nueva oportunidad" para los alumnos

La consejera de Educación y Empleo de la Junta de Extremadura, Esther Gutiérrez, en el pleno de la Asamblea
La consejera de Educación y Empleo de la Junta de Extremadura, Esther Gutiérrez, en el pleno de la Asamblea - ASAMBLEA DE EXTREMADURA

   MÉRIDA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La consejera de Educación y Empleo de la Junta de Extremadura, Esther Gutiérrez, ha reconocido que, si bien ha sido "difícil" y "muy meditada", la decisión del cierre del colegio público Juan XXIII de Mérida es "correcta" a tenor de los datos de escolarización que venía registrando y para aportar una "nueva oportunidad" a sus alumnos con su integración en otros centros de la capital autonómica.

   Así, se ha puesto "a disposición" de los familiares para "ayudarles en el proceso de escolarización" y de los profesores de dicho centro para elegir si lo desean un "destino" en Mérida, al tiempo que se ha mostrado "segura" de que la medida supondrá una "nueva oportunidad" para los alumnos.

   En este sentido, en respuesta a una pregunta del PP sobre la cuestión este jueves en el pleno de la Asamblea, la consejera ha señalado que los motivos para el cierre de dicho colegio en Mérida "tienen que ver con tratar de garantizar una educación en igualdad de oportunidades".

   "No es un problema de índole económica ni mucho menos de natalidad ni por falta de medidas que se han puesto en marcha de medidas de atención a la diversidad, que sí han tenido resultado", sino que "ha sido una decisión que no ha sido fácil" pero que no ha sido "prematura" sino "muy meditada", ha espetado Gutiérrez, quien ha argumentado que desde 2016 las solicitudes de escolarización en este colegio "van desde dos, algunos años una, otros años ninguna" y, en consecuencia, esta situación hay que tenerla "en cuenta" y "no podemos mirar para otro lado".

   En todo caso, ha recalcado que los docentes "se han desvivido, han hecho un trabajo extraordinario", y ha afirmado que "ellos eran conscientes de que esta situación tenía que llegar y lo han entendido perfectamente", al tiempo que ha subrayado que ahora la Junta va a "acompañar a las familias en el proceso de escolarización, facilitarles todo lo posible y las plazas que ellos consideren y estimen que son las más adecuadas en esta misma ciudad".

PP

   Por su parte, la diputada del PP en la Asamblea Pilar Pérez ha lamentado la "política de hechos consumados" practicada según su formación por parte de la Junta con el cierre del colegio Juan XXIII de Mérida, y ha tachado de "excusas" los argumentos esgrimidos por la Junta para una decisión que, insiste, ha sido "unilateral" y que recibido la crítica por "unanimidad" de toda la comunidad educativa.

   Así, tras considerar que este cierre evidencia "una vez más" el "fracaso" de las políticas educativas por parte de la Junta, ha criticado la política de "demagogia y titulares de prensa" que practica la Administración regional, ya que "vende que hay menos alumnos y más profesores" pero en realidad "hay menos alumnos y más colegios cerrados".

   En este sentido, Pilar Pérez ha recordado que el Juan XXIII de Mérida "no es el primer" colegio público que "cierra" la Junta, sino que ya lo ha hecho también en otras localidades, tras lo cual ha solicitado a la Administración autonómica que propicie una atención más individualizada en los centros educativos para arraigar la población a los entornos rurales, así como que dé "marcha atrás" en este "cierre".

   "Aquí hay que tomar decisiones y no se puede mirar para otro lado", ha respondido la consejera de Educación, quien ha defendido también que la Junta "en una zona rural donde no tienen los alumnos otra alternativa este gobierno garantiza un colegio con menos de 5 alumnos abiertos", pero en una localidad donde existe la "posibilidad" de que estos alumnos se integren en otros centros "lo justo" es que lo hagan.

   En esta línea, Esther Gutiérrez ha subrayado que para la Junta la educación es "prioritaria", y ha recordado que mientras que en 2013 el PP dedicó a esta materia 950 millones de euros, el PSOE ahora destina 1.200 millones de euros, así como que la inversión por extremeño en educación era de 870 cuando gobernaban los 'populares', frente a 1.126 ahora con el PSOE en el poder, "la cifra más alta de la historia", ha incidido.

PREGUNTA DE UNIDAS POR EXTREMADURA SOBRE EL CIERRE

   Posteriormente, en respuesta a otra pregunta --en este caso de Unidas por Extremadura-- sobre el cierre también del colegio Juan XXIII de Mérida, la consejera de Educación ha recalcado que las causas que han llevado a la Junta a tomar la decisión son "educativas" porque "el centro está en un entorno urbano, con una ocupación que este año se quedaría en un 6-7 por ciento, con una tasa de absentismo y repetición "muy elevada" y que se arrastra desde hace "años" independientemente del "gran esfuerzo" de los docentes y de las medidas aplicadas.

   "Ha sido una decisión difícil pero que se ha tomado sobre todo pensando en el futuro de estos alumnos y alumnas", ha recalcado en todo caso Esther Gutiérrez, quien ha incidido en que "la educación no es simplemente un argumento político, es un derecho fundamental que hay que garantizar por encima de todo en cuanto a la igualdad de oportunidades".

   Por su parte, la portavoz de Unidas por Extremadura en la Asamblea, Irene de Miguel, ha considerado "increíble" que la Junta trate de "justificar lo injustificable" argumentando --ha dicho-- que "cerrar un centro educativo es la solución al absentismo escolar y a la integración educativa", cuando en realidad un centro debe servir para "rebajar las brechas sociales" y "resolver los problemas de abandono escolar no pasa por llevar el alumnado a un centro que esté aún más lejos".

   Así, De Miguel entiende que la "solución" a su juicio no pasa por cerrar el colegio Juan XXIII sino "por llenarlo", aunque para eso la Junta debería abandonar su política actual de conciertos con centros concertados.

   "La solución no pasa por cerrar (el centro), pasa por llenarlo, pero pasa eso sobrarían los conciertos educativos con los centros colindantes, y dotar al centro sobre todo para que se puedan desarrollar programas educativos para hacer escuelas inclusivas, integradoras", ha dicho la portavoz de Unidas por Extremadura, que ha considerado que la situación del cierre del Juan XXIII de Mérida "es consecuencia de la mala previsión de los conciertos educativos "y de la "falta de implicación" de la Junta con la escuela pública.

   En este punto, ha criticado que mientras se cierra un colegio en una de las barriadas "más necesitadas" de Mérida, al mismo tiempo se da "permiso" por parte de la Junta para aumentar Infantil en unos de los centros concertados de la zona.

   "Ni el PP se atrevería a hacer lo que ustedes están haciendo" con cuatro colegios públicos cerrados en esta legislatura mientas se "amplían" los conciertos educativos, ha recriminado Irene de Miguel a la Administración regional del PSOE.

   En respuesta a la diputada de Unidas por Extremadura, la consejera ha recordado que en Extremadura la educación pública es de un "80 por ciento", así como que en los últimos años "no se ha aprobado ni un solo concierto" y este año se han reducido 18 unidades "por la bajada de la natalidad".

   Finalmente, Esther Gutiérrez ha incidido en que las "causas" para el cierre del colegio público Juan XXII de Mérida son "educativas", y ha lamentado que Unidas por Extremadura "está sumida en un discurso ideológico que nada tiene que ver con la realidad". Además, ha afirmado que dicha coalición con sus consideraciones "está haciendo daño" porque los niños "merecen una educación en igualdad de oportunidades, no una batalla ideológica que es lo que usted defiende cada día".