Publicado 15/02/2022 13:34

Investigan a un ganadero de Fuenlabrada de los Montes por matar animales protegidos con trampas prohibidas

Investigado un vecino de Fuenlabrada de los Montes por dar muerte a animales silvestres protegidos
Investigado un vecino de Fuenlabrada de los Montes por dar muerte a animales silvestres protegidos - GUARDIA CIVIL

   MÉRIDA, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La Guardia Civil ha instruido diligencias a un vecino del municipio pacense de Fuenlabrada de los Montes por un supuesto delito contra la flora y la fauna, al dar muerte a especies silvestres con artes prohibidas supuestamente para evitar que estos animales atacaran a su ganado.

   Agentes del Medio Natural de la Junta de Extremadura comunicaron al SEPRONA de la Guardia Civil de Herrera del Duque la semana pasada el hallazgo del cadáver de una jineta y otros restos de esqueletos supuestamente pertenecientes a fauna silvestre (mustélidos y vivérridos), así como los medios utilizados para su captura, lazos sin freno y un cepo, en un paraje del término municipal de Fuenlabrada de los Montes.

   Los agentes del SEPRONA averiguaron que el terreno donde se hallaban instalados los lazos y cepo pertenecía a una explotación de ganado ovino con una zona reservada a parideras, propiedad de un vecino del mismo municipio.

   Fruto del desarrollo de esta investigación conjunta entre la Guardia Civil y agentes del Medio Natural, se pudo implicar en la acción delictiva al propietario del ganado, quien motivado por los daños que le estaban ocasionando a su ganado los animales depredadores existentes en la zona, colocó las artes de caza prohibidas, con el fin de capturarlos y darles muerte, según indica la Guardia Civil en una nota de prensa.

   De esta manera, "atrapó y mató a algunos animales protegidos e incluidos en el listado de especies silvestres en Régimen de Protección", añade la Benemérita, que explica que cazar especies con artes prohibidas, como son este tipo de trampas, con un carácter masivo y no selectivo para las especies, por afectar indiscriminadamente a distintos animales, puede ser constitutivo de un delito contra la fauna y puede suponer para los infractores una pena de prisión de hasta dos años.

   Con las pruebas incriminatorias, al calabrés se le instruyeron diligencias como investigado por un supuesto delito contra la flora y la fauna y han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción de Herrera del Duque.