Actualizado 25/09/2010 11:03:41 +00:00 CET

Mayores extremeños que residen en pisos tutelados contactan con sus familiares por videoconferencia

Videoconferencias para mayores en pisos tutelados
EP

TALAVÁN (CÁCERES), 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

Personas mayores que residen en los pisos tutelados de las poblaciones cacereñas de Talaván, Hinojal y Santiago del Campo, se comunican con sus familiares por videoconferencia, gracias a un proyecto pionero desarrollado en estas poblaciones para "estimular" a sus usuarios a través del contacto directo con sus seres queridos.

Así lo ha explicado a Europa Press Televisión la directora de esta iniciativa terapéutica, Manuela Mesa, quien ha destacado que estas conexiones "permiten" a los residentes "estar más activos" y motivados, puesto que "trabajan más la memoria", con los recuerdos, y así consiguen también romper sus rutinas diarias. "Es muchísimo mejor que otros tratamientos", añade.

A sus 97 años, Constantina Collazos, una de las 48 personas que se benefician de este proyecto, reconoce que le "alegra mucho" poder ver a sus familiares en pantalla, puesto que compartir un rato de charla con su hija Justa y su yerno Paco le aporta felicidad y salud. "Claro que me siento mejor, pero lo que yo querría es que no se acabara nunca" la comunicación, apunta.

Por su parte, Justa explica lo que le "complace" poder ver y hablar con su madre, así como comprobar a diario con sus propios ojos el estado de salud que presenta.

Mientras Constantina concluye la comunicación con los suyos, otra usuaria, María Martín, de 96 años se muestra impaciente por conectarse con su hija Agustina y su marido Vicente, que residen desde hace varias décadas en Australia.

ENCANTADOS Y FELICES

Tras saludos alegres y alguna que otra broma, María y su familia comparten un agradable espacio de tiempo en el que se transmiten saludos de personas conocidas, recuerdos de otros años e informaciones familiares.

En cuanto a María, se muestra "feliz" al comunicarse con su hija a través de una pantalla, aunque se queja de no poderla estrechar entre sus brazos, como realmente le gustaría. "No puedo abrazarles, pero me conformo", dice con algo de resignación.

Al ver a su hija en el monitor no para de gritar con gran entusiasmo lo "guapa" que está y lo que le "gusta" su nuevo corte de pelo, y antes de despedirse lanzando un beso al aire, muestra su sorpresa por que ya hayan cenado, puesto que no entiende muy bien la diferencia horaria que hay entre España y Australia.

Por su parte, el alcalde de Talaván se ha mostrado satisfecho por contribuir a la puesta en marcha de una actividad diseñada para estimular tanto el ánimo como la salud de los residentes, simplemente, al posibilitar que los mismos estén "en contacto más cercano con sus familiares".