Vara considera "un problema" que "un tío" como Villarejo "desde la cárcel puede dirigir la política de un país"

Vara en un desayuno informativo este miércoles en Badajoz
EUROPA PRESS
Publicado 26/09/2018 12:16:32CET

   BADAJOZ, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha reconocido que no le gusta lo que está ocurrido con la ministra de Justicia, Dolores Delgado, y el excomisario José Manuel Villarejo, en relación al cual ha considerado un "problema" que "un tío desde la cárcel puede dirigir la política de un país".

   "A mi no me gusta lo que ha ocurrido como os podéis imaginar y ahora unos intentarán tirarse a la yugular, los otros intentaremos salvarla como podamos, esto ocurre así", ha planteado Fernández Vara, quien se ha preguntado: "¿y el país? ¿y el Gobierno? ¿Y el Congreso de los Diputados discutiendo todos los días?", se ha preguntado.

   También se planteado Vara si puede estar un país "centrado en un presunto golfo que tiene cogido a los 200 o 250 personas que tuvieron a bien comer con él" y que "los tiene cogidos por el tragasopas porque iba grabando todas las conversaciones".

   Fernández Vara ha reaizado estas declaraciones durante la conferencia que ha pronunciado en el marco del coloquio Foro Hoy Banco Santander celebrado en la mañana de este miércoles en Badajoz, en el que se le ha preguntado si cree que debe dimitir la ministra de Justicia tras las "contradicciones" que ha tenido en relación al caso de las escuchas relacionadas con el excomisario Villarejo.

   "Pues no lo sé", ha reconocido el presidente, a la vez que ha expuesto que siente "y además en el alma" que en España hayan dimitido dos ministros, en alusión al de Cultura Máxim Huertas y la de Sanidad, Carmen Montón, y "ahora se pida la dimisión de una tercera", uno por una regularización o sanción fiscal "de hace no se cuántos años", otra por un curso de la Universidad y otra "porque comió con uno de los tipos más golfos de este país en el año 2009".

   Para Vara, se trata de asuntos que "nada" tienen "que ver con nada que tenga que ver con la política, con la acción pública, con la gestión, con sus actuaciones", al tiempo que ha reconocido que "hay una parte buena en todo esto", que se ha pasado de ser un país en el que "no dimitía nadie" a otro en el que "como suele ocurrir en España nos pasamos al otro lado de la balanza" y "se dimite por todo" o "haya que dimitir por todo".

   A este respecto, Vara ha defendido que prefiere la situación política extremeña, donde se discute, se pongan de acuerdo o no, "de los problemas de la gente" a "estar discutiendo de las notas de los ministros" o "de las conversaciones que tuvieron hace ocho años".

LA "TITULITIS"

   A este respecto y en un momento de su intervención en el que hablaba sobre la Universidad de Extremadura, Guillermo Fernández Vara ha lamentado que se vive "una etapa de titulitis" y que "tiene mandanga" que España "esté pendiente de las notas de sus políticos de hace no se cuántos años con los problemas que tenemos delante".

   Así, ha aseverado que tiene la "sensación" cuando va a Madrid que hay "como un microclima político en el que ellos viven en su mundo", cuando hay asuntos "cosas que tienen importancia y más allá de las calificaciones de fin de curso de hace 20 años de algunos responsables públicos".