Dos empresas gallegas desarrollan con ganaderos de la Ribeira Sacra un sistema para localizar el ganado

CESÁREO GARCÍA RODICIO, INGENIERO DE TELECOMUNICACIONES
EP/ROSA VEIGA
Actualizado 13/01/2013 14:15:03 CET

El ingeniero que coordina el proyecto busca otros a los que ayudar con medios tecnológicos, financiación y formación

OURENSE, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

Una empresa de equipos informáticos y otra de sistemas y aplicaciones trabajan bajo la dirección del ingeniero de telecomunicaciones Cesáreo García Rodicio y en colaboración con una veintena de ganaderos de la Ribeira Sacra para poner a punto un sistema que permitirá localizar cada res de las explotaciones dedicadas al vacuno de razas autóctonas criadas en libertad.

Precisamente, el ingeniero ourensano ha explicado que el sistema tuvo una primera fase de estudio de viabilidad en 2006, por encargo de la federación de Bovino Autóctono de Galicia (Boaga), y, en aquel momento, se constató que "no era viable tanto por temas económicos como tecnológicos".

"Pero, desde luego, sí nos valió como aprendizaje para estar listos para su mejora en cuanto fuera posible", ha puntualizado García Rodicio en declaraciones a Europa Press.

En ese sentido, las mejoras tecnológicas de los últimos años, el conocimiento adquirido por los ganaderos en la primera fase y las nuevas posibilidades de financiación permiten abordar ahora "un reto que será muy útil para mejorar las condiciones del trabajo en el rural.

"Y no sólo en Galicia, sino en lugares tan distantes como Argentina, por ejemplo, donde las extensiones de tierra destinada a ganadería son mucho más grandes", ha subrayado.

GALICIA, FUENTE DE APRENDIZAJE TECNOLÓGICO

El proyecto mantiene su nombre inicial --'Onde están?' ('¿Dónde están?')-- y tardará unos seis meses en reiniciarse, al objeto de que el coste para los ganaderos sea cero. Para ello, tiene que rematar el proceso de financiación.

García Rodicio buscó para ello a proveedores y acabó encontrando dos socios gallegos: una empresa de sistemas de geolocalización y otra dedicada al desarrollo de material para microelectrónica.

El proyecto para la Ribeira Sacra es sólo uno de los dirigidos por el ingeniero ourensano, que en los últimos 15 años centró su actividad en gestionar y dirigir proyectos de comercio exterior desde la empresa 'Expansión Exterior', con la que participó en iniciativas para conserveras gallegas en Qatar y en la dirección de hospitales en Costa Rica, entre otros.

Su formación incluye hasta ahora dos másters en ingeniería en el ámbito biomédico y en gestión de tecnologías de la información. También fue profesor de varias materias informáticas en Vigo y fue ahí donde comenzó a alimentar una página de Internet propia, con el material didáctico elaborado por él mismo y con información recopilada durante su experiencia laboral y académica en Latinoamérica, donde tiene ahora su residencia.

"A partir de ese momento, me llovieron las consultas desde cualquier rincón del mundo y cada vez dedico más tiempo a dotar de nuevos materiales esa consultoría virtual, que puedo atender al mismo tiempo que a mi hija, ahora desde Ourense pero en pocos días, desde Uruguay, donde tiene su trabajo mi mujer", ha indicado.

INNOVAR PARA APRENDER A INNOVAR

La especialidad de García Rodicio es "poco habitual" y designada por él mismo como "proyectos innovadores, es decir, complejos y raros", y se trata "por definición" de modelos de negocio de rentabilidad poco clara "a priori".

"No es como abrir una cafetería, o una tienda de ropa, que están muy estudiadas y experimentadas, sino que hablo de proyectos de tipo tecnológico que hay que poner en marcha para comprobar si son posibles", ha señalado.

Esas definiciones valen tanto para los proyectos desarrollados por el ingeniero ourensano como para los que idean otras personas a las que él se ofrece a ayudar, vía "online".

Con la experiencia, material y tiempo que tiene en esta etapa de su vida, ha elaborado una propuesta llamada '12 semanas', difundida en su página y explicada a estudiantes universitarios a lo largo de 45 minutos.

TELEFORMACIÓN Y TELETRABAJO

En ese tiempo ha desglosado su idea: busca proyectos a los que pueda ayudar durante tres meses con medios tecnológicos, financiación, dirección y formación, de forma que la idea inicial quede transformada en servicio y lista para exponer a su clientela.

Durante la fase formativa para futuros pequeños emprendedores, tal como ha explicado, expone ideas de una cultura emprendedora "diferente a la practicada por las administraciones públicas, que normalmente hablan de planes de negocio con 50 folios y que no vale para los proyectos tecnológicos e innovadores pues estos, a diferencia de cualquier otro, no están probados todavía y hay que experimentarlos para saber si valen".

El período para conocer si es rentable o no la nueva idea de negocio está calculado entre un año y 18 meses, según el ingeniero, tiempo en el que el emprendedor no tendrá ingresos pero tampoco pérdidas "porque la inversión ya la tuvo que hacer al principio para todo su equipamiento y formación y está diseñada para inversiones por debajo de los 30.000 euros".

La formación, igual que la dirección de sus proyectos internacionales, es "online", comienza el lunes día 14 de enero con material formativo sobre "competencias transversales" y se ampliará con otros.

En la misma página con material formativo, García Rodicio actualiza continuamente información para escoger y comprar el ordenador adecuado, ideas sobre productividad, teletrabajo o responsabilidad como aportaciones basadas en su experiencia y que le llevaron a descubrir caminos paralelos a los habituales para desarrollar cualquier trabajo y todos sus trabajos desarrollados hasta ahora sobre todo en Bolivia, Colombia, Venezuela y otros países latinoamericanos, en empresas y también en ONGs para el desarrollo, y siempre con base tecnológica.