Ampl.- Más de 2.000 personas se manifiestan en Santiago para defender el desarrollo sostenible del litoral e interior

Actualizado 06/05/2007 17:25:33 CET

Apuestan por crear "redes de participación directa de la ciudadanía" en política ambiental para afrontar la destrucción del patrimonio

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 6 May. (EUROPA PRESS) -

Más de 2.000 personas, unas 4.000 según la asociación Verdegaia, se manifestaron hoy en Santiago de Compostela convocadas por medio centenar de colectivos ecologistas y plataformas ciudadanas para defender el desarrollo sostenible del territorio del litoral e interior de Galicia y alertar sobre las consecuencias del "proceso destructivo del patrimonio gallego".

Bajo el lema 'Galicia non se vende. Terra viva e vida digna para to@s', los manifestantes partieron de la Alameda de Santiago a las 12.15 horas para dirigirse a la Praza da Quintana, donde leyeron un manifiesto de protesta. Esta iniciativa, que surgió para defender el desarrollo sostenible del litoral, contó con la colaboración de colectivos del interior de Galicia para "crear una unidad en la protesta" frente a la destrucción del ecosistema gallego.

Estos colectivos denunciaron tres problemas locales que merecen "un apoyo responsable y consciente" de la ciudadanía. Así, destacaron que desde las 6.00 horas de la mañana un grupo de "compañeros" permanece concentrado ante la planta regasificadora de Reganosa, en Mugardos, Ferrol (A Coruña) en señal de protesta.

Asimismo, se mostraron contrarios a la ampliación de las piscifactorías de Quilmas --en Carnota (A Coruña)-- y de Costa Galloufa --Porto do Son (A Coruña)--, y denunciaron la amenaza sobre la zona sur del Parque Natural de O Courel, que se encuentra "excluida por tener canteras de pizarra".

En este sentido, el coordinador xeral de la asociación Verdagaia, Xan Couto, destacó en declaraciones a los medios los vínculos existentes entre los colectivos manifestantes para abordar actuaciones conjuntas sobre los problemas locales.

REDES DE PARTICIPACIÓN

Los organizadores criticaron en el manifiesto que leyeron la actriz Mabel Ribera y el escritor Suso de Toro, entre otras personas, que "algo muy grave pasa" desde uno a otro extremo del territorio gallego. Así, apostaron por establecer "redes de participación directa de la ciudadanía" en cuestiones de política ambiental para hacer frente a una "destrucción" del patrimonio ambiental que, según aseguraron, "está planificada".

Aunque la consigna unánime fue 'Galiza non se vende', también se escucharon voces de protesta dirigidas al abandono de la Comunidad gallega por parte de la Justicia y criticaron la ley del litoral. Al respecto, los manifestantes demandaron que las autoridades "amplíen las figuras de protección ambiental" y que apliquen de "forma efectiva" la normativa vigente.

También apostaron por la implantación de una nueva cultura del territorio con "criterios razonables" y que desaparezca la figura del "agente especulador" en el urbanismo de Galicia.

Así, casi un centenar de pancartas se hicieron eco de los problemas medioambientales de Galicia y mostraron en la Praza da Quintana su desacuerdo con los dirigentes políticos y con las empresas "que empobrecen y venden el futuro de las nuevas generaciones".

Entre las personas que secundaron la convocatoria se encontraba el escritor Manuel Rivas; los profesores de la Universidade de Santiago de Compostela (USC) Carme Hermida y Marcelo Martínez; y el presidente de la Fundación Galiza Sempre, Manuel Beiras.

La convocatoria fue promovida, entre otros colectivos, por Verdegaia, Salvemos Monteferro, Greenpeace, Luita Verde, Comité de Emerxencia da Ría do Ferrol, Amigos da Terra, SOS Courel, Natura Céltica, Plataforma contra a ampliación da piscifactoría de Quilmas, Plataforma contra a piscifactoría de Costa Galloufa, Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galicia (Adega) y la Federación Ecologista Galega (FEG).