Actualizado 25/05/2015 15:38 CET

Envía mensajes por móvil simulando un asesinato para gastar una broma

El emisor reconoció que los había mandado para gastar una "macabra broma" a unos receptores elegidos de forma aleatoria

   LUGO, 25 May. (EUROPA PRESS) -

   La Guardia Civil ha localizado a una persona que enviaba mensajes a través del teléfono móvil simulando un asesinato por encargo tras el aviso de una vecina de Monterroso (Lugo) que los recibía.

   Según ha informado el Instituto Armado, tuvo conocimiento el pasado mes de enero, a través de una vecina de Monterroso, que denunció que recibía en su teléfono móvil de madrugada varios mensajes "vía wassapp".

   Las mismas fuentes han señalado que el contenido de los mensajes "hace indicar que se acaba de cometer un asesinato por encargo con resarcimiento económico" y, según añaden, "bajo la amenaza de que la persona receptora tiene que entregar una cantidad de dinero, no especificada, si no quiere sufrir las mismas consecuencias relatadas  en los mensajes".

   La receptora, "atemorizada" ante estos hechos, según el relato de la benemérita, se persona en dependencias de la Guardia Civil y relata lo acontecido. Por ello, se inició una investigación, que dio como resultado ese mismo día conocer que el presunto autor se ubicaba en la provincia de Barcelona.

   A continuación se contactó con agentes de la Guardia Civil de Barcelona y se puso en su conocimiento la gravedad que señalan los mensajes, con el fin de esclarecer cuanto antes los hechos.

CAUSAS NATURALES

   Los datos recabados por los investigadores en las inmediaciones de la ciudad condal verificaron que no se tenía constancia de desaparecidos recientemente en la zona y que los fallecidos corresponden a causas naturales.

   Así, en la segunda fase de esta investigación se utilizaron las infraestructuras informáticas de la Guardia Civil, que obtuvieron un 'modus operandi' similar en un pueblo de la provincia de Huelva, donde una vecina recibía "unos mensajes idénticos dimanantes del mismo teléfono y ubicación", señala el Instituto Armado.

   Una vez obtenida la titularidad del teléfono emisor se procedió a localizar a su titular quien, en dependencias policiales, reconoció que había enviado esos mensajes, con el pretexto de gastar una "macabra broma" a unos receptores elegidos de forma aleatoria, con los cuales no mantenía ninguna vinculación.

   Por estos hechos el individuo responderá ante la autoridad judicial competente como presunto autor de un delito de simulación de delito, según ha concretado la Guardia Civil.

Para leer más