El fiscal mantiene la petición de 15 años de cárcel por incendiar la casa de su ex

Actualizado 10/12/2015 14:44:03 CET

   La defensa solicita que se tengan en cuenta las atenuantes de confesión y arrepentimiento y que se rebaje la condena

   A CORUÑA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La Fiscalía ha mantenido su petición de 15 años de prisión --12 años por un delito de incendio y otros tres años por coacciones sobre la mujer-- para Ramón V.R., acusado de prender fuego a la casa de su expareja, en diciembre de 2014 en Dumbría (A Coruña).

    Antes, según el Ministerio Público, la siguió con su coche y la obligó a pararse. Posteriormente, dos hombres encapuchados la amenazaron con una pistola que, finalmente, resultó ser de juguete.

   La Fiscalía y la acusación particular han mantenidos su peticiones, en la última sesión de juicio, en la que declaró un perito de la defensa sobre las dimensiones del incendio en la vivienda, a la que el acusado admitió haber arrojado una botella rociada con litro y medio de gasolina.

   Este perito ha argumentado que el fuego era "de escasa magnitud" y ha explicado que el humo negro que hubo se debió "a los elementos combustibles". "Cuando esos elementos desaparecen, el incendio se apaga", al dicho al señalar que las llamas se pudieron apagar con una manguera "de caudal pequeño".

PETICIONES DE PENA

   Finalmente, en sus conclusiones, el Ministerio Público ha retirado la petición de responsabilidad civil, después de que el procesado abonase ya los daños causados, aunque ha elevado a definitivas sus conclusiones provisionales.

   La acusación particular también las ha mantenido, aunque reclama 14 años por el delito de incendio y pide una orden de alejamiento por 10 años de la víctima. Mientras, la defensa pidió una condena por delito de coacciones leves, que conlleva de seis meses a un año de prisión.

   Asimismo, ha pedido que se tengan en cuenta las atenuantes en el delito de incendio, además de alegar reparación del daño, confesión y arrepentimiento por parte del procesado.

   En la primera sesión del juicio, Ramón V.R. argumentó que no llevó "bien" que su expareja, con la que mantuvo una relación de dos meses, le dejase y que su intención era que ella volviese con él.