Los gallegos podrán rehabilitar sin informe previo de Patrimonio todos los inmuebles salvo los más protegidos

Reunión del Consello de la Xunta
XUNTA
Publicado 25/10/2018 15:22:51CET

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La futura ley gallega de rehabilitación liberará del informe previo de Patrimonio a todas las rehabilitaciones que se realicen en núcleos urbanos, rurales y en el entorno de los Caminos de Santiago salvo que en el caso de que los inmuebles en cuestión estén catalogados con protección integral o sean Bienes de Interés Cultural (BIC).

   Con la excepción de estos dos tipos de edificios que cuenten con máxima proteccción patrimonial, el resto de rehabilitaciones podrán ponerse en marcha solo con licencia directa del ayuntamiento. Según los cálculos de la Xunta, entre 3.000 y 3.500 expedientes de rehabilitación cada año podrían quedar libres, con la nueva norma, del informe previo de Patrimonio.

   Además, con el objetivo no solo de "disminuir la tramitación" sino también de hacer "un planteamiento racional" del interior del edificio, se eliminan las trabas relativas al uso de determinados materiales y, siempre que se ciña al interior y no afecte a la fachada, se podrán utilizar aquellos que decida el ciudadano.

   Entre las novedades de la norma también se tipifica "de forma explícita" la infracción por "grafiti o pintada", así como otros actos vandálicos que puedan causar daño a los edificios protegidos. En el caso de los grafitis, se entiende que la infracción puede ir de leve a grave, lo que implicaría multas de entre 6.000 y 150.000 euros. Eso sí, la multa por una accción que cause un daño irreparable o la destrucción del bien podría llegar al millón de euros.

   Los detalles de este texto los ha explicado el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta, que ha analizado el anteproyecto de la ley que será remitido al Consello Económico e Social (CES). El siguiente paso es enviar la norma al Pazo do Hórreo, para su tramitación parlamentaria.

   "Le hemos dado una vuelta a la ley para agilizar la rehabilitación y la recuperación de cascos históricos o núcleos y patrimonio tendrá que informar entre un 30 y un 40 por ciento menos de expedientes", ha esgrimido el presidente gallego, quien ha incidido en que es necesario impulsar esta práctica y garantizar que se conservan los edificios.

   La norma, según ha ratificado Feijóo, también mantiene la premisa de que la Administración podrá expropiar o cobrar un canon a propietarios de edificaciones en estado ruinoso y en las que se incumpla la obligación de rehabilitar. La tasa será anual y se corresponderá con el 0,4 ó 0,6 por ciento del valor catastral del inmueble.