Guardia Civil da por desmantelada la trama de venta ilegal de pescado en Vigo, con 7 detenidos y 25 investigados

Actualizado 24/11/2017 15:04:41 CET

   Policías portuarios obtenían pescado mediante "extorsión", que luego se vendía de forma irregular con total "impunidad"

   VIGO, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La Guardia Civil ha dado por concluida la llamada 'Operación Govi' y considera desmantelada la supuesta trama de venta ilegal de pescado en el Puerto de Vigo, en una actuación que arroja un balance de 7 personas detenidas y otras 25 investigadas.

   Según han informado fuentes del Instituto Armado, además de las siete detenciones (cuatro policías portuarios, un trabajador de la Cooperativa de Armadores y otros operarios vinculados a la lonja de pesca) practicadas a finales de octubre, se ha investigado a otras 25 personas, 18 agentes más de la Policía Portuaria y 7 armadores. A todos ellos se les vincula con los supuestos delitos de pertenencia a grupo criminal, cohecho, revelación de secretos y falsedad documental.

   Las pesquisas se iniciaron el pasado mes de mayo cuando el Seprona detectó en el muelle del Berbés una serie de irregularidades en el control de las descargas, tanto en los cupos como en los tamaños de las especies capturadas. Después de siete meses de investigación, la Guardia Civil, con la colaboración de la Autoridad Portuaria, constató las citadas irregularidades en las descargas de los barcos de la flota de pesca de altura y de grandes peces.

   Estas actividades estaban directa o indirectamente consentidas o propiciadas por miembros de la policía portuaria que, haciendo dejación de funciones, supuestamente permitían la descarga y comercialización de pescado fresco de tallas o especies no permitidas. También avisaban con antelación de las inspecciones periódicas que venían realizando el Ministerio, la Xunta de Galicia y la Guardia Civil, a cambio de remuneraciones en especie.

   Junto a un delito de cohecho, se les imputa otro de revelación de secretos y de falsedad documental, por la expedición de actas de inspección de descarga de buques o camiones sin haberse llevado a efecto. Esto permitía a las empresas compradoras del pescado declarar especies de menor cuantía que generaban menos importe en las tasas que tenían que autoliquidar.

EXTORSIÓN

   La Guardia Civil ha informado también de que, en el transcurso de la operación, pudieron identificar a varias personas que habían sido "extorsionadas" por varios jefes de Policía Portuaria y otros agentes, que les exigían sobres con dinero y regalos en especie (pescado y marisco).

   Todo el pescado que recibían como 'regalo' era luego comercializado en la misma lonja, a precios muy bajos, compitiendo deslealmente con los demás puestos. La Benemérita ha destacado la "impunidad" con que se hacían esas ventas, "a la vista de todos, sin pagar tasas, sin extender facturas" y sin poder acreditar la trazabilidad y garantías sanitarias del producto.

   También se pudo constatar que los profesionales que se negaban a participar en esas acciones eran penalizados con peores puestos de venta en la lonja, y se les multaba por infracciones que se permitían a la mayoría de usuarios, como fumar en el interior de las instalaciones, carecer de documentación en las cajas de pescado o estacionar de forma incorrecta en el muelle.

PESCADO DECOMISADO

   Durante el transcurso de la investigación se decomisaron unos 300 kilos de pez espada de tamaño no autorizado para su comercialización, y unos 100 kilos de piezas de lomo de atún carentes de documentación de trazabilidad.

   Los detenidos pasaron a disposición del juez de instrucción número 4 de Vigo, que los dejó en libertad con la obligación de comparecer periódicamente ante el juzgado. Los investigados deberán comparecer cuando para ello sean requeridos.

   La Guardia Civil ha destacado la "inestimable" colaboración de la Autoridad Portuaria de Vigo en el operativo, así como de los responsables del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, y del servicio de Garda Costas de Galicia.