Luis Quinteiro dice que siente "pena" por abandonar la Diócesis de Ourense y "alegría" por seguir en Galicia

Actualizado 28/01/2010 20:23:27 CET

Pide "un gran obispo" para Ourense porque es una diócesis "importante" para "la transmisión de la fe a generaciones futuras"

OURENSE, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

El obispo de Ourense, Luis Quinteiro Fiuza, aseguró que afronta con "mucha ilusión" su nombramiento para la Diócesis de Tui-Vigo para entregarse "a aquella gente", aunque confesó tener un "sentimiento de pena" por abandonar el Obispado ourensano, puntualizó también que tiene un "sentimiento de alegría" por seguir en Galicia.

"Espero, deseo y le pido a Dios que me ayude a vivir con gran ilusión y entrega profunda los años que Dios me quiera dar allí", afirmó Quinteiro realizó estas declaraciones al mediodía en el Seminario Mayor de Ourense tras anunciar la Santa Sede su nombramiento como Obispo de la Diócesis de Tui-Vigo.

En su intervención, resaltó que al recibir la noticia sintió "dos hondos sentimientos". En primer lugar, un "sentimiento de dolor" por "separarme de esta Diócesis de Ourense", donde se sintió "profundamente querido, profundamente a gusto e identificado desde el punto de vista de los sentimientos con esta gente y con esta tierra" y, en segundo lugar, un "sentimiento de honda alegría" por quedarse "en Galicia".

"Si me hubiesen mandado a otro sitio iría porque el deber en la Iglesia es obediencia, pero en este caso lo que me cuesta irme de esta Diócesis está compensada por la alegría de quedarme en esta tierra" resaltó Quinteiro Fiuza.

El actual Obispo de Ourense señaló que su etapa al frente de la Diócesis de Ourense supuso "algo que va a permanecer decisivamente en mi vida" porque "aquí aprendí a ser Obispo" y "descubrí una tierra con unos valores y con unas características absolutamente importantes".

En su intervención, señaló que pasó los primeros años de su vida en Santiago de Compostela y "creí que conocía Galicia" pero "era una idea equivocada" porque "si no llego a vivir aquí no hubiese conocido nunca esta tierra como hay que conocerla, desde dentro".

Quinteiro Fiuza dijo que en la vida de cada uno "vamos incorporando también las características, las condiciones de las tierras donde vamos habitando" por lo que "somos de alguna manera fruto de esas experiencias que tenemos en la vida"

"Mi experiencia vital, eclesial, social aquí en Ourense es parte de mi vida, y es gracias a Dios para mí una parte muy querida que será siempre irrenunciable de mi vida" señaló Quinteiro Fiuza, quien resaltó que "de alguna forma me siento un poco ourensano".

Sobre su sustituto en la Diócesis de Ourense, resaltó que debe ser alguien "que venga con actitud de servicio profunda y compartir su vida y entregar su vida a una tierra como la de Ourense que tiene unas características particulares, sobre todo de pertenencia".

DIÓCESIS UNIDA

Quinteiro Fiuza manifestó que queda una "Diócesis unida" y "esto es de las experiencias más bonitas en la Iglesia" ya que "es muy importante vivir la comunión, vivir la unidad".

Para el Obispo de Ourense, "hay una Iglesia profundamente creyente, de unas raíces increíbles, de una fe profundísima" y "hay un elemento de la espiritualidad de esta Diócesis que no encontré en ninguna parte" como es "su dimensión mariana en una Diócesis con unas raíces hondísimas de espiritualidad".

"Vas a cualquier pueblo, cualquier parroquia y encuentras un sentimiento profundo de pertenencia a la Iglesia y eso lo experimenté yo aquí y me sentí profundamente acogido allí donde fui" resaltó Luis Quinteiro, quien añadió que "eso sí que no lo olvidaré nunca" ya que "no es tan fácil encontrar una tierra en ese sentido tan fuertemente cristiana coma ésta".

Luis Quinteiro pidió "que venga un gran Obispo" porque "es una Diócesis muy importante desde el punto de vista de la transmisión da fe para las generaciones futuras". "Aquí encontré yo dimensiones de la tradición de la Iglesia vivas, fuertemente vivas, y esto conviene que no se pierda" señaló Quinteiro Fiuza.