La oposición de Cerceda (A Coruña) pide un pleno por la inhabilitación del alcalde y ante su negativa a dimitir

Publicado 04/09/2019 11:10:26CET

   Plantea que se solicite a la Junta Electoral la credencial del siguiente en la lista del PSOE para ocupar la Alcaldía

   A CORUÑA, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Los grupos de la oposición en Cerceda --PP y BNG-- han solicitado la celebración de un pleno extraordinario por la sentencia que condena al alcalde, José García Liñares, a ocho años de inhabilitación por un delito prevaricación en relación a la adjudicación y contratación de las lagunas del parque botánico de O Acevedo y por unas obras de drenaje para evitar que el agua inundara una senda.

   En un escrito con entrada de registro el 2 de septiembre, los concejales firmantes del mismo aseguran que, de acuerdo a la normativa vigente, el pleno "debe tomar conocimiento de la existencia de esta sentencia y de las circunstancias que se contienen en la misma".

   Además, señalan que se debe solicitar a la Junta Electoral "la expedición de credencial de la siguiente persona integrante de la misma formación política que de la persona inhabilitada", en este caso del PSOE.

   Y es que el alcalde, que en anteriores elecciones concurrió por esta formación, lo hizo en las del pasado mes de mayo como independiente tras una primera sentencia condenatoria. Con posterioridad, el juicio se repitió y concluyó con una nueva condena, aunque con una rebaja de la pena.

PLAZOS

   Fuentes del PP consultadas por Europa Press, han explicado que los plazos que se establece para la celebración del pleno son "15 días hábiles contando desde el día siguiente a su solicitud". En caso de que no hubiese una convocatoria voluntaria en esos 15 días, por ley debería ser convocado en los siguientes 10 días hábiles por lo que el pleno podría no celebrarse hasta octubre, han apuntado.

   Además, han alegado que, con el paso dado, el regidor debería dimitir. Al respecto, han recordado que, antes de los comicios, "ya dejó de ser alcalde durante unos meses" cuando el secretario municipal convocó el pleno después de la primera sentencia condenatoria.

   En agosto, García Liñares convocó un pleno en el que, otros asuntos, se abordó su situación. Sin embargo, ante la oposición, aseguró que la sentencia no se había "comunicado al ayuntamiento" y alegó, para justificar su continuidad en el cargo, que el pleno tampoco tenía conocimiento de la misma.

   "Las sentencias mientras no se ejecutan no tienen eficacia", expuso también como otro argumento para no atender la petición de dimisión. Además, insistió en el hecho de que el fallo no fuese firme, adelantando ya su intención de recurrirlo como hizo nada más conocerse su condena.