Actualizado 11/02/2012 18:52 CET

El PSdeG censura que la reforma laboral "asume las tesis más reaccionarias" de la patronal

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de Emprego del Grupo Parlamentario Socialista, Miguel ángel Fernández, ha criticado "el ataque directo" de la reforma laboral presentada por el Gobierno central porque "va contra los trabajadores y asume las tesis de la parte más reaccionaria del empresariado".

En esta línea, el responsable de empleo de los socialistas alerta de que la reforma "tendrá graves consecuencias", con medidas que según ha avanzado "provocarán infinidad de conflictos".

De este modo, Fernández ha criticado que el Gobierno de Mariano Rajoy "no solo desregula las relaciones laborales, sino que las priva de la tutela judicial efectiva".

En concreto, censura que la reforma "suprime la vigencia de los convenios una vez lleven dos años denunciados, con lo que la negociación del siguiente será desde cero", y advierte que al primar el convenio de empresa sobre los sectoriales llevará a una situación de "dumping' salarial" y "competencia desleal".

"El Gobierno de Rajoy dice promover la estabilidad en el empleo y la única medida nueva que pone encima de la mesa es que hasta los treinta años se podrán tener contratos de formación, suprimiendo la regulación anterior", ha reprochado.

"PRECARIEDAD ABSOLUTA"

Al respecto, ha llamado la atención sobre que la juventud "estará en situación de precariedad absoluta", y en especial los jóvenes gallegos que "tienen la tasa de paro de las más altas del Estado", provocada a su parecer, "por la nefasta gestión laboral que está llevando a cabo el Gobierno de Feijóo".

Asimismo, Miguel Ángel Fernández incide en que "el hecho de abaratar el despido hasta extremo impensables, supone precarizar la totalidad de las relaciones laborales".

Por ello, el socialista recrimina que "se volverá a la situación de tener varias plantillas que van rotando cada dos años en los mismos puestos".

En este "ataque directo" a los trabajadores, considera "gravísimo" la decisión de "eliminar la intervención judicial previa e incluso la autorización administrativa en los expedientes de regulación".