Queremos Galego entrega a la Xunta más de 4.000 firmas de profesores que desean continuar impartiendo clases en gallego

Entrega De Firmas De Queremos Galego
EP
Actualizado 05/05/2010 17:07:44 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 5 May. (EUROPA PRESS) -

La plataforma Queremos Galego entregó hoy en el registro general de la Xunta de Galicia un total de 4.530 firmas de profesores de enseñanza no universitaria, que reivindican poder impartir clases en gallego en aquellas asignaturas que pasarán a ser en castellano según el borrador de decreto del idioma que elaboró la Consellería de Educación.

En declaraciones a los medios tras hacer entrega de las más de 4.000 firmas de docentes gallegos, el secretario nacional de la CIG-Ensino, Anxo Louzao, consideró que se trata de una muestra de que el profesorado escoge "respaldar y manifestar su voluntad firme de continuar impartiendo aulas en gallego".

Así, los docentes firmaron un escrito en el que exigen, además, "la retirada del decreto del plurilingüismo", al ser conocedores de que el gallego "está en una situación difícil" y "desfavorecida".

"Sólo nos queda decir que --al conselleiro de Educación-- le queda una oportunidad para rectificar", dijo Louzao, que es "retirar el decreto" si quiere que el idioma "tenga futuro" o, sino, "sólo le queda dimitir".

Por su parte, el portavoz de la plataforma, Carlos Callón, reconoció el "compromiso del profesorado" con la lengua gallega, para después considerar que las firmas representan "4.530 protestas contra el hecho de que Galicia sea la única autonomía del Estado donde se podrá expedientar a una profesora o a un profesor por impartir las clases en el idioma propio".

"Si el presidente de la Xunta dice que no hace nada más que aplicar su programa, que nos explique en qué punto dijo que prohibiría que se puedan impartir aulas en nuestro idioma", recordó Callón.

DEFENDER A LOS PROFESORES "EXPEDIENTADOS"

Por otro lado, los portavoces de la plataforma aseguraron, además, que "la inmensa mayoría de la sociedad" apoya a este profesorado y auguran "movilizaciones", en caso de que algún profesor o profesora sea expedientado por usar el gallego en clase.

"Si se expedienta a algún profesor o alguna profesora por dar las clases en gallego, toda la enseñanza se pondrá en pié", advirtió Anxo Louzao.