Rescatados de madrugada tres ciclistas que se habían perdido en la zona de Lobios (Ourense)

Publicado 28/10/2018 10:35:19CET

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Tres ciclistas, que se habían perdido en la tarde de este sábado en las cercanías de la Mina de las Sombras, en Lobios (Ourense), fueron localizados en torno a la una de la madrugada por los servicios de emergencia. Pese al frío, aparentemente, su estado de salud no parecía revestir gravedad, según informa el servicio de Emergencias del 112 Galicia.

   La Axencia Galega de Emerxencias (AXEGA) activó el protocolo de cooperación transfronteriza ARIEM 112 para coordinar el rescate de los tres ciclistas, de origen portugués. Con la puesta en marcha del protocolo, se movilizaron efectivos a ambos lados de la frontera con el objetivo de dar lo antes posible con el paradero de los tres deportistas portugueses, que realizaban una ruta por el ayuntamiento ourensano.

   De este modo, en un primer momento, acudieron al lugar miembros del GES de Lobios y del Seprona de la Guardia Civil por la parte gallega y los miembros de Protección Civil de Vilareal por la parte portuguesa. Más tarde, se incorporaron más patrullas de la Guardia Civil, efectivos del GES de Molinos y también brigadistas del distrito forestal de la zona.

   Mediante un reparto por zonas, los efectivos se adentraron en el espacio, caracterizado por ser un lugar escarpado, de difícil acceso y con una complejidad añadida debido a las condiciones meteorológicas adversas a causa de la nieve y la niebla.

   Mientras tanto, desde el Centro Integrado de Atención a las Emergencias (CIAE) 112 Galicia, donde se recibió la primera llamada de alerta a las 19,30 horas de ayer, se mantuvo comunicación constante con los ciclistas, que facilitaron las coordenadas de su localización a través de la aplicación 'whatsapp'. No obstante, fueron, precisamente, las condiciones del terreno y la climatología adversa lo que dificultó el rescate.

   Finalmente, en torno a la una de esta madrugada, los medios de emergencias dieron con los ciclistas en las cercanías de la Mina de las Sombras, en territorio español. Para su evacuación se sirvieron del trazado de un riachuelo seco como la forma más rápida de llegar al punto de encuentro donde esperaban servicios sanitarios de la parte portuguesa. Pese al frío, aparentemente, el estado de salud de los ciclistas parecía no revestir gravedad.