Teresa Romero llega a Becerreá (Lugo) para "descansar"

Actualizado 05/11/2014 19:41:56 CET

LUGO, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La auxiliar de enfermería Teresa Romero ha llegado en la tarde de este miércoles, en compañía de su marido, a la vivienda de su madre, Jesusa Ramos, en la localidad lucense de Becerreá, donde desea "descansar" y reponerse tras superar la infección por el virus del ébola.

   Después de recibir el alta hospitalaria esta misma mañana, Teresa Romero y su marido, Javier Limón, se han desplazado por carretera desde Madrid, donde ha permanecido un mes ingresada en el Hospital Carlos III, hasta la pequeña localidad de Becerreá. La auxiliar había expresado que uno de sus primeros deseos era el de poder abrazar a su madre, que reside sola en esta población.

   A pesar de la expectación generada en el pueblo, donde numerosos curiosos y medios de comunicación se agolpaban frente al domicilio de Jesusa Ramos, Teresa Romero y Javier Limón han entrado en la vivienda por la puerta trasera poco antes de las 19.20 horas sin hacer ningún tipo de comentario.

   Minutos después, Javier Limón ha salido de la vivienda para trasladar el deseo de su mujer de "descansar". "Tere ha estado muy mala (...) entended que queremos descansar, sobre todo Teresa, que no es que quiera, es que lo necesita", ha explicado el marido de la auxiliar.

   Javier Limón ha confirmado que ambos emprendieron el viaje a Galicia "en cuanto" finalizó la rueda de prensa en el Hospital Carlos III, dado el deseo que Teresa Romero tenía de reunirse con su madre. Aunque ha manifestado "comprender" la expectación generada, ha pedido "respeto" y privacidad para poder "descansar" y ha asegurado que no harán ninguna declaración en los próximos días.

EXPECTACIÓN

   Becerreá, un municipio de la montaña de Lugo de apenas 3.000 habitantes censados, ha vivido este miércoles con expectación la noticia de la visita de la que se ha convertido en su vecina más conocida.

   A media tarde una amiga de la madre de Teresa Romero se ha acercado hasta su domicilio y ha comentado a los numerosos medios de comunicación apostados ante el inmueble que Jesusa Ramos tenía la cama y la cena preparada para la llegada de su hija, que finalmente ha llegado al pueblo pasadas las 19.00 horas.