Una veintena de vecinos de Coruxo, en Vigo, se encierra en la depuradora para exigir una solución para los malos olores

Actualizado 09/11/2007 23:14:35 CET

VIGO, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

Una veintena de vecinos de la parroquia viguesa de Coruxo se encerró esta noche en la estación depuradora del Lagares como medida de protesta para reclamar que el Ayuntamiento de Vigo adopte una solución para los malos olores que aseguran que tienen que soportar por el funcionamiento de estas instalaciones.

Uno de los portavoces de los vecinos afectados, Telmo Varela, explicó a Europa Press que decidieron encerrarse en la depuradora porque consideran "una provocación" las declaraciones de la concejal de Servicios Generales, Isaura Abelairas, en las que rechazó que estas instalaciones desprendan malos olores.

Por ello, esta noche unos 200 vecinos se concentraron ante las inmediaciones de la EDAR y una veintena de ellos logró entrar. Allí permanecen encerrados y aseguran que no van a deponer su actitud hasta que se acerquen al lugar o la concejal de Medio Ambiente, Chus Lago, o el propio alcalde, Abel Caballero, para comprobar los malos olores que sufren los vecinos de la zona.

Esta acción de protesta se produce tres días después de que el pasado martes el Ayuntamiento de Vigo tuviese que realojar a varios vecinos de Coruxo afectados por el aumento de olores y gases procedentes de la estación depuradora del Lagares, después de que se produjese un desplazamiento en uno de los reactores de la instalación.