Víctimas del accidente de Angrois exigen a Ábalos el cese de los miembros de la CIAF

Accidente de tren Alvia en Angrois (Santiago de Compostela)
Europa Press - Archivo
Publicado 27/10/2018 14:37:26CET

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Las víctimas del accidente de Angrois, registrado en julio de 2013, y que dejó 80 muertos y 144 heridos, han exigido este sábado al ministro de Fomento, José Luis Ábalos, el cese del presidente y del resto de miembros de la Comisión de investigación de accidentes ferroviarios (CIAF).

   Así lo ha trasladado, en declaraciones a Europa Press, el presidente de la Plataforma de Víctimas del Alvia 04155, Jesús Domínguez, un día después de que la CIAF, tras reunir a su pleno, acordase "estudiar" las peticiones de las víctimas, pero no reabrir el informe técnico elaborado después del accidente.

   Fuentes de la CIAF confirmaron a Europa Press que el pleno había considerado que "en estos momentos no hay nuevos datos ni información que justifique una reapertura del informe técnico del accidente" de Santiago.

   "No obstante, debido a las peticiones recibidas y a la vista de la composición actual del pleno, se abre un periodo para estudiar la posibilidad de realizar alguna acción o análisis adicional, en base a la documentación existente", agregó.

   Las víctimas del siniestro de Angrois habían pedido a los integrantes de la comisión de investigación de accidentes ferroviarios que leyesen "en profundidad y con ojos críticos el informe completo" de la Agencia Ferroviaria Europea (ERA en sus siglas en inglés).

"DEBEN SER CESADOS"

   Un día después, a la espera de concretar nuevas medidas que pueda impulsar la plataforma, Jesús Domínguez ha criticado que los integrantes de la Comisión "no cumplen con su cometido" ni se ajustan al modo de actuar que determina "la directiva europea", ya que los afectados por el accidente se enteran de todas las determinaciones "por la prensa".

   Domínguez ha recordado que Ábalos adquirió una serie de compromisos con las víctimas ante un accidente --ha recordado-- que costó la vida a 80 personas.

   Por ello, y ante la decisión de no reabrir el informe técnico, ha esgrimido que el ministro debe hacer uso de la potestad que le concede la ley del sector ferroviario y proceder a destituir a los miembros de la CIAF, con el fin de que se constituya una nueva comisión que sí actúe de forma acorde a la directiva europea.

ANTECEDENTES

   En junio de 2014, transcurrido casi un año del accidente que dejó 80 muertos y 144 heridos en la curva de A Grandeira, fue publicado el informe de la CIAF que concluye que las causas fueron "un exceso de velocidad del tren" y la "falta de atención" del maquinista al responder una llamada telefónica.

   El documento, de 266 páginas, exime de responsabilidad a la operadora Renfe y al administrador de infraestructuras ferroviarias, Adif, de forma que la única responsabilidad recae, según sus conclusiones, sobre el "personal de conducción".

   Sin embargo, incluye recomendaciones para Renfe, Adif y la Dirección General de Ferrocarriles que para algunos expertos suponen un reconocimiento de los errores cometidos.

   Dos años después, un informe de la ERA encargado por la Comisión Europea estableció que el informe no había sido independiente y que faltaban "elementos clave".

   Más adelante, a partir de la comparecencia de las víctimas en la comisión de peticiones del Parlamento Europeo, la Eurocámara y la propia Comisión reclamaron a España una nueva investigación, algo que reiteró la titular de Transportes, Violeta Bulc, el pasado julio ante el nuevo ministro de Fomento, José Luis Ábalos.

   Ábalos se reunió en septiembre con las víctimas y desde entonces se han producido varios movimientos que afectan a la causa por el siniestro de Angrois: la dimisión del cargo de Renfe investigado, el encuentro de Lekuona con las víctimas (que llevaban más de un año solicitando esta reunión) y ahora la convocatoria de la CIAF para estudiar si vuelve a investigar el accidente.

   En medio, el pasado 3 de octubre, quien presidía la CIAF cuando se elaboró su informe, Vicente Rallo Guinot, reveló en la comisión del Congreso que, en su día, él mismo planteó repetirla a la ministra de Fomento, Ana Pastor, que le respondió que "no" porque ese asunto estaba "acabado, presentado y liquidado".

   "A nosotros no nos habría parecido ninguna barbaridad", aseguró Rallo en sede parlamentaria, para poco después, tras la reacción de la afectada, se desdijo de sus palabras al asegurar que donde había dicho ministra quería decir CIAF.

"NO ATIENDE LO SUFICIENTE A LAS VÍCTIMAS"

   El caso es que en julio de 2017 la CIAF recibió una carta de la Unión Europea en la que le invitaba a reabrir la indagación, pero este organismo optó por no hacerlo.

   En la misma sesión del 3 de octubre también declaró el actual presidente de la CIAF, Fernando Montes, que fue vocal durante la presidencia de Rallo. Admitió que el actual informe "no atiende lo suficiente a las víctimas", pero defendió la "absoluta independencia" de la entidad y negó presiones o indicaciones del Ministerio de Fomento.

   Además, aunque aseguró que llegó a la comisión una vez finalizado el informe y que no participó en la investigación, calificó de "serio" el documento y rechazó que sea necesario emprender una nueva investigación porque, aunque se desatendió a las víctimas, "no es motivo para hacer un informe técnico de nuevo".