Publicado 17/03/2014 14:30

(AM) SUP alerta de "camorristas profesionales" en la protesta del cerco y acusa a BNG de actuar "como hooligans"

José Freire, segundo por la izquierda
EUROPA PRESS

Dice que la actuación del día 11 fue "proporcionada" y advierte de que "habrá que actuar otra vez" si hay nuevas movilizaciones violentas

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario xeral del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José Freire, ha alertado de la presencia de "camorristas profesionales" en la protesta de la flota del cerco del pasado 11 de marzo en Santiago de Compostela y ha reprobado el comportamiento de "algunos políticos sectarios que actúan más como hooligans", en alusión a miembros del BNG que trataron de mediar durante la carga policial.

En rueda de prensa seis días después de la carga, que se produjo contra manifestantes en las inmediaciones del Parlamento de Galicia y que toda la oposición gallega rechazó por "desproporcionada", Freire ha justificado dicha medida que fue, según afirma, "proporcionada" y "acorde a los protocolos", ante la quema de contenedores, la utilización de objetos como "una pala" por parte de integrantes de la protesta y el lanzamiento de botellas, sillas, adoquines y hasta "tapas de alcantarilla".

Además, en la jornada previa a una nueva reunión entre representantes de este segmento del sector pesquero en la Consellería do Mar, el secretario xeral del SUP ha advertido de que, si hay nuevas movilizaciones en las que se produzcan comportamientos violentos, "habrá que actuar otra vez". "Y, de hecho, todo indica que volverán a la calle", ha afirmado, después de cuestionar el hecho de que "algún resultado les dio" en lo que se refiere a "la parte política" puesto que las autoridades autonómicas "enseguida les recibieron".

"Como parece ser que esto se va a repetir", en opinión de este portavoz de los policías, ha aprovechado su comparecencia ante los medios de comunicación para decir a los marineros que "hay fórmulas sin acudir a la violencia".

EL BNG, COALIGADO CON "AQUELLOS QUE JALEABAN" A ETA

Freire ha criticado la actitud de miembros del BNG como la diputada Monste Prado, quien, mientras intentaba --junto al portavoz parlamentario del Bloque, Francisco Jorquera-- mediar mientras se producía una detención, recibió golpes de los agentes. Al respecto, ha indicado que no le "consta" que fuese agredida, por lo que "será el juez quien lo diga" y ha resaltado que "un diputado no puede prohibir --a la policía-- detener a alguien".

A la nacionalista la ha acusado de "colarse" a policías y ciudadanos en la sala de espera de urgencias de la clínica La Rosaleda, antes de añadir que no le sorprende este hecho cuando "este partido político va en coalición --a las europeas-- con aquellos que jaleaban los asesinatos" de la banda terrorista ETA --por Bildu--.

También ha señalado, cuestionado por este episodio y por el de forcejeos con alcaldes del PSdeG y del BNG en una protesta contra el canon de Sogama minutos antes de la llegada de los manifestantes del cerco, que los cargos políticos --parlamentarios y regidores-- pueden dirigirse a los agentes "igual que cualquier ciudadano", pero ha recriminado que algunos estén "alentando a las masas a que incumplan la legalidad establecida".

LA ÚNICA AUTOCRÍTICA, NO HABER ACTUADO ANTES

"Hubo agresión y respuesta proporcional", ha incidido José Freire, quien, en este sentido, ha apuntado que la única autocrítica que, en su opinión, merece la actuación policial de la jornada del 11 de marzo, fue el no haber "cortado" antes la manifestación de los pescadores, puesto que "cambiaron el itinerario" al preverse que concluyese ante la sede de la Xunta en San Caetano, donde ya se produjeron los primeros enfrentamientos entre manifestantes y antidisturbios.

Así, sobre los golpes recibidos por transeúntes durante la carga, ha admitido que "es posible que haya alguna víctima inocente" porque en este tipo de situaciones "siempre hay alguien que pasaba por allí" y "es posible que a alguien le caiga un gomazo; es imposible negarlo". Y en cuanto a la presencia de niños entre los manifestantes, ha señalado a "los que dirigen la manifestación" como "los responsables" de que la carga se produjese aún estando ellos en el otro lado. "Que no den lugar a que haya altercado", ha manifestado.

NUEVAS IDENTIFICACIONES EN LOS PRÓXIMOS DÍAS

Freire ha avanzado que continúan las investigaciones y da por hecho que entre 25 y 30 personas más sean identificadas en los próximos días por lo sucedido el pasado 11 de marzo en la capital gallega. Tras la identificación, ha apuntado, el juez deberá ser el que determine si procede la imputación de supuestos delitos y/o su detención.

Aquella jornada hubo tres detenidos --puestos en libertad con cargos acusados de desorden público y de atentado contra la autoridad-- y, al respecto, el representante de este sindicato de policías ha asegurado que hubo presencia "de personas habituales en este tipo de altercados", a los que ha llamado "camorristas profesionales ligados a cierta ideología extremista que aprovechan --movilizaciones como la del cerco-- para hacerse notar y hacer notar su violencia".

Freire ha precisado que no eran "muchos" y ha añadido que también, entre los detenidos, un marinero de Portosín, otro de Noia y otro de Muros, hay "habituales del sector que se caracterizan por su violencia".

DENUNCIA "AMENAZAS Y COACCIONES" A LOS AGENTES

Además, ha llamado la atención sobre el "coste para el erario" que supone que haya tres policías de baja --en acto de servicio-- y ha denunciado "amenazas y coacciones" a agentes a través de las redes sociales. Estos mensajes, según ha explicado, están siendo estudiados por el gabinete jurídico del sindicato, que tomará las acciones legales "oportunas" frente a esto.

"Estos son los mismos --policías-- que colaboran en la protección de personalidades, en grandes concentraciones de masas... Son los mismos que el atardecer del 24 de julio se tiraron a las vías en Angrois", ha subrayado, para, a continuación, agradecer "el reconocimiento del pueblo gallego y español" al cuerpo nacional de policía.

"UN PAÍS SERIO O UN PAÍS DE MIERDA"

El secretario xeral del SUP ha alertado de que, si bien España es un país "libre", también es un Estado de Derecho y sus habitantes deben decidir si quieren "un país serio o un país de mierda, un país bananero donde no exista ni ley ni orden".

Así, ha avisado a los manifestantes que "tienen que saber que si te enfrentas a la policía, lo haces con todas las consecuencias". "No vale luego el victimismo", ha reprobado.

En este sentido, ha insistido en que "si alguien quiere manifestarse violentamente, es libre, pero enfrente va a tener la legalidad y a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado".