Actualizado 10/04/2007 21:04 CET

Pesca.- Los mariscadores de Pontevedra demandan una entrevista con Pesca para buscar una solución a los vertidos

Reiteran su "extrañeza" al detectarse aguas fecales, pocos meses después de la entrada en funcionamiento de un sistema de depuración

PONTEVEDRA 10, (EUROPA PRESS)

Los mariscadores del fondo de la ría de Pontevedra, pertenecientes a las cofradías de Pontevedra, Lourizán y Raxó, han solicitado una entrevista con responsables de la Consellería de Pesca para organizar una "mesa de trabajo" destinada a buscar soluciones a los vertidos que obligaron a reclasificar el banco marisquero de Lourizán como zona C. Los representantes del sector dieron de plazo hasta este viernes para obtener una respuesta a su petición.

En caso contrario, amenazan con emprender medidas de presión: "O nos tienen en una mesa de trabajo o nos veremos en otros foros", afirmó el patrón mayor del pósito de San Telmo, en Pontevedra, Miguel Pazos.

Los mariscadores afectados por la decisión de la Consellería de Pesca, que impide la venta del molusco en fresco y obliga a destinar las capturas a la industria de transformación, consideran que "hay dos meses por delante", el tiempo que dura el paro biológico y la suspensión de la actividad extractiva, "para averiguar qué está pasando, buscar los vertidos que haya y erradicarlos".

Miguel Pazos reiteró la "extrañeza" del sector tras detectarse la presencia de aguas fecales, pocos meses después de la entrada en funcionamiento de un sistema de depuración en la zona de Placeres. No obstante, expresó la voluntad de los mariscadores de renunciar a los tres días de faena que tenían solicitados para este mes "con tal de resolver el problema y estabilizar la catalogación de Lourizán como zona B".

En este sentido, insistió en que lo que el sector quiere es "tener donde trabajar y trabajar, no mendigar", al no tener intención de solicitar ayudas a la Consellería de Pesca "con tal de que se arregle cuanto antes lo que esté pasando".

Pazos expresó su preocupación ante la próxima campaña de verano, de la que dependen "casi el 60 por ciento de los ingresos de todo el año". El patrón mayor de la cofradía de San Telmo señaló que "las mariscadoras llevan un año y medio con dificultades para llegar a fin de mes" a raíz de la primera clasificación del banco marisquero de Lourizán como zona C y las riadas posteriores.

COMPENSAR FALTA DE INGRESOS

Ante las pérdidas motivadas por la reclasificación del arenal, Miguel Pazos confía en que puedan compensar esa falta de ingresos "con dos días limpiezas remuneradas y la extracción de un pedido de semilla de almeja japónica para reparqueo en otras playas".

Pazos hizo un llamamiento a la consellería para que acepte la convocatoria de la mesa de trabajo demandada y atajar la "mala imagen" que se está dando a los productos que se extraen del banco marisquero afectado al considerar que se está produciendo en el mercado una reticencia a su consumo.