La Xunta mejora la aplicación web 'Percegurú' para garantizar la seguridad de los 'percebeiros'

Publicado 19/10/2018 19:20:19CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Consellería do Mar ha actualizado la aplicación web 'Percegurú' con la finalidad de que los 'percebeiros' gallegos puedan conocer las condiciones del mar a cualquier hora del día y desarrollar así su actividad con la máxima seguridad.

Así lo ha explicado la directora xeral de Desenvolvemento Pesqueiro, Susana Rodríguez, en la presentación de la actualización de esta herramienta en el Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño (Intecmar). En el acto también ha participado la directora del Intecmar, Covadonga Salgado.

La actualización responde a una demanda generalizada del sector, planteada a través de la Cofradía de pescadores de Camariñas, según explica la Consellería. La iniciativa se vincula con uno de los objetivos del departamento autonómico de alcanzar la cogobernanza de la actividad marítimo pesquera entre la Administración, el sector y la comunidad científica.

Así, la directora ha recordado que la aplicación existe desde el año 2012 y ahora se ha actualizado, mejorando su resolución, ampliando los grados de riesgo --hasta ahora había tres y se le ha añadido uno más-- y haciendo que la información que contiene la herramienta web se actualice automáticamente, sin interrupción el fin de semana.

Susana Rodríguez ha incidido en que la aplicación 'Percegurú' facilita información básica de las condiciones oceanográficas y atmosféricas de cada una de las zonas de extracción de percebe con tres días de antelación y, por lo tanto, se les permite orientar su trabajo.

La directora ha explicado que los 'percebeiros' pueden conocer información de las olas y, de esta forma, salir a faenar con seguridad y de forma mejor organizada.

Por ello, cualquier 'percebeiro' podrá conocer de una forma sencilla el horario local de las mareas, la temperatura ambiente del agua, la intensidad y la dirección en la que van a soplar los vientos, la fuerza y el estado del mar, y la dirección, frecuencia y altura de las olas.

Precisamente, la altura que alcancen las olas quedará reflejada en un mapa que recoja el grado de riesgo que pueda suponer la actividad, con una luz o semáforo azul si las olas no superan el metro, verde si oscilan entre uno y dos metros, amarillo si están entre dos y tres metros y rojo si alcanzan y superan los tres metros.