La Audiencia juzga desde este lunes a los hermanos Ruiz-Mateos por una presunta estafa en la compra del hotel Eurocalas

Actualizado 09/09/2019 11:41:10 CET
451599.1.500.286.20190906151438
Vídeo de la noticia

PALMA DE MALLORCA, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares juzgará desde este lunes a los seis hermanos Ruiz-Mateos Rivero, así como un primo de éstos y un testaferro, por una presunta estafa agravada en la compra del hotel Eurocalas de Mallorca.

El juicio comenzará a las 10.00 horas y han fijado sesiones hasta el 14 de septiembre. Por estos hechos, el fiscal pide seis años de cárcel y una multa de 54.750 euros para cada uno de los acusados.

Con todo, cabe señalar que el escrito del fiscal data de julio de 2016, cuando los Ruiz-Mateos no tenían antecedentes penales firmes, por lo que el fiscal no aprecia en sus conclusiones provisionales la agravante de reincidencia. En octubre de 2018, el Tribunal Supremo condenó a los seis hermanos a dos años y medio de prisión por otra estafa agravada, en relación a la compra de dos hoteles, uno en Mallorca y otro en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria).

En este caso, el fiscal Ramón Vázquez acusa a los Ruiz-Mateos de haber aparentado "una solvencia en realidad inexistente" cuando eran directivos de Nueva Rumasa para obtener participaciones en la sociedad propietaria del hotel Eurocalas, ubicado en Calas de Mallorca.

Según la Fiscalía, los acusados "presentaron garantías y avales personales que eran inveraces" y con ello "indujeron al desplazamiento patrimonial" del vendedor. "Una vez obtenida la entrega del hotel y siguiendo el plan diseñado, no pagaron el precio de la adquisición", de 23,67 millones de euros por el 99,99 por ciento del capital social, indica el Ministerio Fiscal en su escrito de acusación.

PUSIERON "TESTAFERROS U HOMBRES DE PAJA" EN "PRIMERA LÍNEA DE FUEGO"

Las negociaciones empezaron a principios de 2005 y se ofrecieron avales de la familia y de la entidad Montumo SL, propietaria de un hotel de Torremolinos.

Por decisión de la familia, según la Fiscalía, actuó como entidad compradora Calwell Allianz Corp, mercantil perteneciente a otro de los acusados. El Ministerio Público cree que los Ruiz-Mateos utilizaron "testaferros u hombres de paja" con la única finalidad de "ponerlos en primera línea de fuego y dificultar sobremanera la averiguación de la verdadera titularidad de las empresas". Los hermanos varones Ruiz-Mateos Rivero y su padre, José María Ruiz-Mateos -ya fallecido- aparecían como avalistas, "aprovechándose de la credibilidad personal de la familia y empresarial de Nueva Rumasa, si bien ninguno de ellos tenía, ni tiene, activo alguno en su nombre".

Siguiendo con el escrito del fiscal, los acusados atendieron los pagos hasta julio de 2010. Quedaron pendientes más de 12 millones de euros y entonces se hizo un nuevo plazo de carencia, que venció sin que se hubieran pagado las cantidades pendientes.

Entonces, según la Fiscalía, los acusados, "siendo conscientes de que no podrían cumplir con lo pactado", planearon "una nueva operación fraudulenta": convencieron a la otra parte para que renegociara los pagarés impagados y sustituyera el aval de Montuno por otro de Clesa, propiedad de Nueva Rumasa. Habiendo transcurrido sólo dos meses después de la última negociación, Nueva Rumasa inició el concurso voluntario de acreedores de Clesa.

La Fiscalía calcula que la cantidad total defraudada alcanza los 13,3 millones de euros, más unos 600.000 euros de actas de Hacienda, y pide que se indemnice a los perjudicados. Además, también reclama una inhabilitación especial para el ejercicio de actividades mercantiles y la administración y dirección de sociedades durante el tiempo de la condena.

CONDENADOS POR ESTAFA EN LA COMPRA DE OTRO HOTEL

Los seis hermanos Ruiz-Mateos Rivero (Zoilo, José María, Alfonso, Pablo, Francisco Javier y Álvaro) fueron condenados en julio de 2017 por la Audiencia Provincial por otra estafa en la compra de dos hoteles, no en Paguera (Mallorca) y otro en Maspalomas.

Las condenas impuestas oscilaban entre cinco años y 11 meses y seis años y medio de cárcel, pero en octubre de 2018 el Tribunal Supremo estimó un recurso de los hermanos y rebajó la condena a dos años y medio de prisión, al anular la condena por alzamiento de bienes y estimar que no concurría una agravante.

Contador

Para leer más