31 de marzo de 2020
 
Publicado 26/02/2020 18:53:00 +01:00CET

Uno de cada cuatro alumnos de Baleares presenta sobrepeso u obesidad

La consellera de Salud y Consumo, Patrícia Gómez, en comisión parlamentaria.
La consellera de Salud y Consumo, Patrícia Gómez, en comisión parlamentaria. - CAIB

La 'Consulta Jove' del Govern permite detectar con "relativa facilidad" casos de anorexia y bulimia en adolescentes

PALMA DE MALLORCA, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

Uno de cada cuatro alumnos de Baleares presenta exceso de peso --sobrepeso u obesidad--, según se desprende del último Estudio sobre la prevalencia de la obesidad infantil y juvenil en las Baleares, que ha sido elaborado entre alumnos a lo largo del curso 2016-2017 y que dibuja los hábitos de los menores a la hora de alimentarse.

Así lo ha informado la consellera de Salud y Consumo, Patrícia Gómez, en comisión parlamentaria, a la que ha comparecido voluntariamente para dar cuenta del cumplimiento del Decreto sobre la promoción de la dieta mediterránea en los centros educativos y sanitarios de Baleares.

El Decreto pretende favorecer una alimentación saludable, basada en los principios básicos del patrón de la dieta mediterránea. La acción forma parte de la estrategia del Govern para promover la salud y prevenir la obesidad, especialmente entre la población infantil.

En este sentido, según ha argumentado, son varios los estudios que ponen de manifiesto la necesidad de fomentar hábitos alimentarios saludables y, además, los resultados del estudio Predimed indican que la dieta mediterránea se asocia a una esperanza de vida "más elevada".

Más concretamente, este estudio, realizado en once centros de todo el Estado, muestra una reducción del 30 por ciento de los casos de infarto de miocardio, diabetes, ictus o muerte por causa cardiovascular.

CUMPLIMIENTO DEL DECRETO DE DIETA MEDITERRÁNEA

Por lo que respecta al cumplimiento del decreto de la Dieta Mediterránea, cabe recordar que, entre otras medidas, éste fija los requisitos que han de cumplir los menús que se sirven en bares, cafeterías y restaurantes de centros sanitarios, centros educativos públicos, privados y concertados, y también en las dependencias sanitarias públicas.

Sobre ello, Gómez ha explicado que existe una moratoria para las empresas para adaptarse a la regulación y que todavía no puede determinarse el grado de cumplimiento, si bien, en general, han detectado que el consumo de legumbres es solo una vez o ninguna por semana y que hay un abuso de yogures o natillas como postres, en lugar de fruta fresca.

El decreto prevé que, en el caso de los centros educativos no sanitarios, haya, como mínimo, en los primeros platos una o dos veces legumbres por semana y en los segundos, que las guarniciones contengan ensaladas variadas tres o cuatro veces por semana.

En relación a los postres, se recomienda fruta fresca y de temporada cuatro cinco veces a la semana y entre los requisitos de elaboración destaca el uso del aceite de oliva virgen para cocinar y la presencia de agua como única bebida.

La consellera ha explicado que la calidad de los menús se valora mediante los criterios del documento de consenso del Ministerio, mediante el cual se elabora un informe de valoración y se comunica a los responsables de la empresa.

OTRAS ACTUACIONES DE LA CONSELLERIA

Gómez ha reiterado que las autoridades sanitaria tienen la responsabilidad de sensibilizar a la población y realizar una tarea pedagógica, además de impulsar otras iniciativas como los centros sanitarios saludables, los centros educativos promotores de la salud, el campus saludable.

Asimismo, también ha destacado la utilidad del servicio de 'Consulta Jove', mediante el cual profesionales de los centros de salud (enfermeros, médicos y pediatras, comadronas) asesoran a jóvenes de entre 11 a 19 años en temas de salud.

Gómez ha destacado que dicho servicio permite detectar con "relativa facilidad" casos de anorexia, bulimia en adolescentes y trastornos de conducta alimentaria, que posteriormente, si es necesario, se derivan a otros profesionales.

El pasado curso atendieron a 1.536 jóvenes de 42 centros educativos, con una media de 14 años. De éstos, 151 estuvieron relacionados con la alimentación y la actividad física.