César Cabo (USCA) niega que hayan sido presionados por los militares y habla de un trato "exquisito"

Actualizado 06/12/2010 18:26:30 CET

Apuesta por dialogar para buscar una solución y reconoce que tuvieron una reacción "desmedida"

MADRID, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), César Cabo, ha asegurado que el trato que están recibiendo los controladores por parte del Ejército está siendo "exquisito" y negó que estén siendo presionados, como afirmaron en los últimos días varios miembros del colectivo, que llegaron a asegurar que la guardia civil entró en las instalaciones amenazándolos con las pistolas.

Cabo, en declaraciones a Europa Press, ha explicado que los controladores están trabajando con "aparente normalidad" pero con mucha tensión, porque hay nervios y algunos de los trabajadores incluso han sufrido ataques de ansiedad.

En cualquier caso, ha asegurado que el caos generado por el cierre del espacio aéreo español "no tenía que haber ocurrido y que no puede, ni debe volver a ocurrir", aunque ha defendido que ha sido fruto de la presión que el sector de los controladores lleva viviendo desde hace tiempo.

Cabo ha indicado que el conflicto tiene que solucionarse "como siempre, negociando y no imponiendo", y que en el caos vivido durante el fin de semana "existe una corresponsabilidad", del colectivo que "ha saltado al abismo" y de la empresa que le "ha empujado y machacado" desde una gestión "irresponsable".

El portavoz de USCA ha resaltado que los controladores han reaccionado "de una manera desmedida", pero que llevan advirtiendo de que esto podía ocurrir desde hace meses y que "se ha hecho oídos sordos, apretando más y más".

En este sentido, resaltó que la solución pasa por "dialogar, por tranquilizar al sector y por dejar trabajar a la gente tranquila", e insistió en se debería tener en cuenta lo que ha llevado a este colectivo a tener que enfrentarse a penas como las que se les podría imponer.

"Hay que plantearse qué se le ha hecho a los controladores para que saltaran como lo hicieron el viernes, exponiéndose a una situación como la actual", asegura el portavoz de USCA, quien resalta que los responsables de gestión de Aena tendrían "que dar la cara" y explicar por qué se ha modificado una ley que no estaba bien planteada y se han recortado derechos laborales.

NOTIFICACIÓN DE EXPEDIENTES.

Cabo ha reconocido que algunos controladores han recibido la notificación de la apertura de expediente por parte de Aena y que han sido citados para declarar.

En este sentido, señala que el estado de alarma ha generado confusión en el sector de los controladores porque han pasado de tener una tratamiento civil a militar y que están un tanto "desubicados".