Condenan a indemnizar a una mujer por secuelas tras un implante dental

Actualizado 12/08/2015 12:04:34 CET

PALMA DE MALLORCA, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El Defensor del Paciente ha informado este miércoles que el Juzgado número 9 de Primera Instancia de Palma ha estimado la demanda presentada por los servicios jurídicos de la Asociación que condena a la aseguradora Mapfre a indemnizar a una mujer, B.T.R., en más de 42.000 euros por los daños sufridos tras un tratamiento de implantes dentales en una clínica Vitaldent.

   En un comunicado, El Defensor del Paciente explica que la mujer, de 45 años de edad, acudió en marzo de 2008 dicha clínica en la capital mallorquina, con motivo a un tratamiento de colocación de algunos implantes, que la entidad se ofreció a financiar.

   Así, al poco tiempo de iniciar el tratamiento y colocar los primeros implantes, empezaron los problemas con "un sinfín de incidencias que denotaban un fracaso en la colocación de los implantes, con infecciones, pérdida de hueso, etcétera", según se señala.

   En respuesta a las molestias de la mujer, la clínica dental supuestamente le aseguró que debía seguir porque era "cuestión de tiempo". No obstante, cuando la paciente acudió a una visita concertada, se encontró la puerta cerrada y habían desaparecido los titulares de la franquicia.

   De acuerdo con lo que comunica el Defensor del Paciente, "en la puerta de la clínica cerrada se encontraba una persona repartiendo folletos para otro centro Vitaldent con un nuevo titular B.T.R. decidió seguir con el tratamiento en el segundo centro, pero los resultados eran idénticos".

   Por todo ello, a través de los servicios jurídicos de El Defensor del Paciente en Baleares se ha formalizado la demanda contra la aseguradora de la clínica porque "el tratamiento había sido contrario a la lex artis y objetivamente presentaba un resultado con daño desproporcionado".

   En este sentido, El Defensor del Paciente ha informado que el juez ha concluido que debe condenar la aseguradora al pago de los daños que produjo, así como a devolver el importe del tratamiento pagado a ambas clínicas, lo que llega a una suma de aproximadamente 42.000 euros.