Actualizado 10/01/2022 16:09 CET

Coronavirus en Baleares: Todas las Islas, en alerta 3

Alrededores de la Catedral-Basílica de Santa María -La Seu- vacía durante el primer día laborable desde del estado de alarma decretado por el coronavirus en el país, en Palma de Mallorca (Islas Baleares, España), a 16 de marzo de 2020.
Alrededores de la Catedral de Palma vacía.- Isaac Buj - Europa Press

   PALMA, 10 ENE. (EUROPA PRESS) -

El Consell de Govern ha aprobado el paso de Formentera al nivel 3 de alerta sanitaria, de modo que la pitiusa del sur se iguala al resto de islas y todo el archipiélago comparte nivel de riesgo y la generalización del uso del Certificado Covid que esto representa.

El Certificado Covid es requisito común en todo Baleares para acceder a toda la restauración y, en general, a actividades de mayor concentración social.

Además de en la restauración, el pase covid también se extiende a establecimientos culturales y acontecimientos organizados con motivo de fiestas populares.

En detalle, el nivel 3 el certificado COVID es un requisito para acceder a:

- Todos los bares y cafeterías, en el interior.
- Eventos y espacios culturales como teatros, cines, auditorios, etc., independientemente de si se consumen alimentos o bebidas o no.
- Gimnasios.
- Competiciones deportivas.
- Academias de baile.
- Congresos, jornadas, seminarios y eventos similares.
- Clubes de personas mayores.
- Salas de juego.
- Refugios, hostales, albergues y otros establecimientos turísticos.

AFOROS Y RESTRICCIONES

Unido a esto, cabe recordar que la mascarilla vuelve a ser obligatoria en exteriores y sigue siéndolo en interiores. Desde el Govern se insiste en la necesidad de ventilar en espacios cerrados, que los locales tengan medidores de CO2 y mantener la higiene de manos.

Hoy por hoy, la mascarilla es obligatoria sin excepción en gimnasios y actividades deportivas.

En el ocio nocturno el aforo se sitúa en el 75% de los locales con todos los clientes sentados.

También se mantiene rebajado al 80% el aforo en actividades culturales en interiores.

Así, todo Baleares vuelve a compartir ciertas restricciones en un contexto que el portavoz del Govern, Iago Negueruela, calificó de "normalidad avanzada", con más del 80% de población diana vacunada con pauta completa. 

SIN LÍMITES DE AFORO EN RESTAURACIÓN

Desde el 26 de octubre no hay límites de aforo en los locales y establecimientos de restauración, aunque continúa la prohibición de poner barras en la calle.

También se mantiene la obligatoriedad de que haya metro y medio de distancia entre mesas y continúa en vigor la prohibición de fumar en terrazas de bares y cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad en la vía pública.

RESIDENCIAS, CULTURA Y DEPORTES

En cuanto a las residencias de las Islas, se elimina la limitación de una única persona de acompañamiento a personas en proceso de final de vida y se permiten visitas en las habitaciones.

En las actividades deportivas continúa siendo obligatorio el uso de mascarilla en las salas de musculación y de actividades dirigidas. Se permite un máximo de 30 personas en entrenamiento en deportes de campo, 20 en deportes de pista y 10 en deportes de contacto. Están permitidas también sin autorización previa de la Dirección General de Deportes las competiciones exteriores con menos de 3.000 participantes.

En cuanto a los actos culturales, se permite un aforo del 80% en los interiores --posibilidad de aumento previa autorización de la Dirección General de Cultura-- y 100% en los exteriores. En los conciertos podrá haber hasta 1.000 personas de pie como público.

Además, en los centros recreativos de gente mayor se elimina la obligatoriedad de la distancia de seguridad ampliada en las actividades dirigidas y no dirigidas de los clubes.

MEDIDAS ENTRE EL PERSONAL SANITARIO

Por otro lado, el Govern exige a los trabajadores sanitarios el certificado COVID de vacunación y quienes no estén vacunados de los centros de Baleares deberán hacerse tres pruebas diagnóstica de COVID cada semana, dos de las cuales deben ser tipo PCR.

Asimismo, el personal sanitario de los centros públicos y privados de nueva incorporación o que vuelvan al trabajo después de un periodo de permiso o vacaciones, independientemente de su estado de vacunación, se deberá hacer una prueba diagnóstica de coronavirus obligatoria.

Esta prueba se deberá hacer con 72 horas de antelación máxima a la incorporación. Además, las personas no vacunadas, pero que hayan pasado el COVID no tendrán que hacerse estas pruebas de cribado preventivo durante los 90 días siguientes al diagnóstico de la infección.