Publicado 27/05/2020 19:29:11 +02:00CET

El Govern defiende la creación de un fondo para afrontar a los efectos del COVID-19 en el ámbito universitario

La secretaria autonómica de Universidad, Investigación y Política Lingüística, Agustina Vilaret
La secretaria autonómica de Universidad, Investigación y Política Lingüística, Agustina Vilaret - CAIB

PALMA DE MALLORCA, 27 May. (EUROPA PRESS) -

La secretaria autonómica de Universidad, Investigación y Política Lingüística, Agustina Vilaret, ha reivindicado este miércoles la necesidad de que el Ministerio de Universidades apruebe un fondo específico para hacer frente a los efectos de la COVID-19 en el ámbito universitario.

Esta petición se ha hecho durante la Conferencia General de Política Universitaria, celebrada por videoconferencia este miércoles. A la reunión entre el Ministerio de Universidades y las comunidades autónomas ha asistido también el director general de Política Universitaria e Investigación, Josep Lluís Pons.

Según ha indicado la Conselleria de Educación, este fondo serviría para transitar hacia la digitalización de la universidad, formar y preparar a la comunidad universitaria en nuevas tecnologías y ofrecer más recursos digitales para impartir la docencia.

También contemplaría la adaptación de espacios para cumplir con la distancia física u otras medidas para garantizar la salud de la comunidad universitaria.

LA SITUACIÓN ESPECÍFICA DE BALEARES

Desde la Conselleria han recordado que se trata de una propuesta que ya fue hecha por el conseller de Educación, Universidad e Investigación, Martí March, en la anterior reunión de la Conferencia. Se pretende que se tenga en cuenta la situación específica de Baleares, puesto que "será uno de los territorios más afectados económicamente por esta pandemia".

El ministro de Universidades, Manuel Castells, ha informado que se está trabajando en esta cuestión a través de fondos destinados a planes de digitalización o formación del profesorado. Asimismo, ha indicado que se dispondrá de fondos europeos y desde el Govern se ha pedido que esta partida sea para universidades.

Durante la reunión se ha aceptado establecer un plazo de tres años para bajar las tasas de las primeras matrículas hasta el nivel del curso 2011-2012. Baleares era uno de los territorios que había pedido disponer de este periodo.

Finalmente, también se ha hecho referencia a la reorientación de la política de becas para hacer posible que vayan más en función de la renta y no tanto del expediente académico.