Publicado 11/05/2016 20:00CET

El Govern firma la recepción de las desaladoras de Santa Eulària des Riu y Ciutadella

IBIZA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

La directora general de Recursos Hídricos del Govern de las Islas Baleares y su homóloga en la administración del Estado, Liana Ardiles, han firmado el acta de recepción de las desaladoras de Santa Eulària des Riu (Ibiza) y de Ciutadella (Menorca).

El acuerdo entre la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) permite al Govern asumir la explotación y el mantenimiento de ambas infraestructuras que siguen siendo propiedad del Ejecutivo estatal. De esta manera, según han explicado, si se quisiera repercutir el sobrecoste de las obras sobre la Comunidad Autónoma, estas instalaciones pasarían a manos del Govern.

La firma, que se esperaba llevar a cabo en marzo, se produce después de cuatro borradores presentados ante del Magrama para asegurar que no se repercutía el sobrecoste de las obras a la Comunidad Autónoma, algo que se hubiera traducido en un incremento en el precio del agua para los ciudadanos de estas dos islas.

El conseller de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca, Vicenç Vidal,*ha lamentado "el tiempo perdido que imposibilitará disponer de estas infraestructuras este verano" y las "polémicas estériles ligadas a todo este proceso", que se inició en diciembre con el rescate de las desaladoras por parte del Ministerio estimando, parcialmente, las reclamaciones de los concesionarios.

Para poder conectar la desaladora de Santa Eulària con la red de abastecimiento en alta de Ibiza, según el Govern se estima necesario realizar una conducción doble de 400 milímetros de diámetro que permita la conexión en el centro urbano de la localidad, la impulsión para la conexión con la red en alta de Ibiza y ejecutar un grupo de bombeo para esta impulsión, una acometida eléctrica de la misma y la construcción de una cámara*motorizadas y automatizadas en las inmediaciones del torrente de Sa Llavanera que permitan la integración y correcto funcionamiento de estas nuevas instalaciones.

El importe de estas actuaciones, contemplando tanto la redacción del proyecto constructivo como la ejecución de las obras, asciende a 2,8 millones de euros (con IVA).

Desde la Agencia Balear del Agua y la Calidad Ambiental se está trabajando en las bases de la futura concesión, en la cual se incluirá la construcción de un depósito, aunque antes se tendrá que sufragar un coste de mantenimiento de la desaladora.

Ante la urgencia de la puesta en marcha de la desaladora, la redacción del proyecto y la ejecución de las obras mencionadas se hacen con medios propios instrumentales y servicios técnicos de la Administración. De hecho, Abaqua ya ha encomendado a Tragsa estas funciones. Se estima un plazo de dos meses para la redacción del proyecto y 12 meses para la ejecución, según el Govern.