Palma contará a partir del 28 de marzo con un servicio público de bicicletas, que podrá ser utilizado por 5.000 usuarios

Actualizado 14/03/2011 14:42:59 CET
José Hila con  una de las bicicletas públicas de Palma
AYUNTAMIENTO DE PALMA

Bicipalma sólo podrá ser utilizado por quienes posean la tarjeta ciudadana del Ayuntamiento de Palma y sea mayor de 16 años

PALMA DE MALLORCA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

Palma contará a partir del 28 de marzo con un servicio de bicicleta pública, denominado Bicipalma, y destinado en primera instancia a 5.000 usuarios mayores de 16 años y que dispongan la tarjeta ciudadana del Ayuntamiento, de forma que este medio de transporte no podrá ser utilizado por los turistas.

En una rueda de prensa, el concejal de Movilidad del Consistorio de Palma, José Hila, ha informado de que, a partir de este lunes, aquellos que lo deseen se pueden inscribir en el servicio de bicicleta pública a través de la página web www.bicipalma.es en la zona que dice 'Cómo apuntarse', para lo cual deberán pagar una cuota de alta de 5 euros, que se cargarán a la tarjeta ciudadana y que será lo que cueste este servicio durante el 2011.

Mientras, ha explicado que, a partir del 28 de marzo, las inscripciones se podrán hacer a través de la citada página web y, también, los ciudadanos podrán apuntarse de forma presencial en la oficina del Servicio de Atención al Cliente de Bicipalma, que se encuentra en la calle Sant Joan de la Salle, número 6 bajos.

Hila ha indicado que, en principio, este servicio se abrirá a 5.000 usuarios, si bien cuando se supere esta cifra, se entrará a formar parte de una lista de espera, que se tendrá en cuenta a la hora de futuras ampliaciones de usuarios o cuando haya una baja.

El regidor ha detallado que durante 2011, Bicipalma funcionará en periodo de pruebas, razón por la cual los primeros 30 minutos serán gratuitos, aunque si se excede este tiempo, "se penalizará al usuario según los minutos de más que utilice el servicio, de modo que la penalización será de 0,50 euros cada 30 minutos de más, que se irán acumulando.

En esta línea, ha señalado que si el uso de Bicipalma ha sido igual o inferior a 30 minutos, el coste será gratuito, mientras que si es utilizado entre 31 y 60 minutos, se aplicará una penalización de 0,50 euros; entre 61 y 90 minutos una penalización de 1 euro y entre 91 y 120 minutos una penalización de 1,5 euros.

Por tanto, Hila ha remarcado que Bicipalma no se podrá utilizar más de dos horas y, en caso de que se supere este límite, "se aplicarán penalizaciones de uso que van desde no poder utilizar el servicio público de bicicleta durante una semana e incluso la baja del servicio".

El regidor ha resaltado que Bicipalma es un sistema de bicicleta pública que el Ayuntamiento pone a disposición de la ciudadanía un grupo de bicicletas para que las puedan utilizar, con el fin de desplazarse por la ciudad, por lo que ha precisado que no se trata de un sistema público de alquiler de bicicletas para "uso turístico o recreativo", sino un nuevo medio de transporte para hacer "los trayectos cortos que cada día se hacen en Palma y un complemento a los sistemas de transporte público de la ciudad".

OPERATIVO LOS 365 DÍAS DEL AÑO

Por otro lado, ha informado de que este servicio estará operativo los 365 días del año con el siguiente horario: de lunes a jueves, los domingos y los festivos estará abierto desde las 07.00 hasta las 22.00 horas, de forma que a partir de las 22.00 sólo se podrán devolver las bicicletas.

Mientras, los viernes y sábados el servicio funcionará desde las 07.00 hasta las 00.00 horas, si bien a partir de las 00.00 horas sólo se podrán devolver las bicicletas.

Hila ha concretado que, en total, habrá 28 estaciones, que se ubicarán en 15 barrios diferentes: Foners; Pere Garau; Marqués de Fontsanta; Arxiduc; Buenos Aires; Es Fortí; Camp d'en Serralta; Santa Catalina; Jaume III; Borne; Plaza de los Patines; Cort; Sant Nicolau; Sindicat y Mercat.

Asimismo, ha explicado que el sistema cuenta en esta primera fase con 336 bicicletas, que lucirán los mismos colores de la Empresa Municipal de Transportes de Palma (EMT), es decir, azul, blanco y verde.

Por otro lado, el regidor de Movilidad ha apuntado que Bicipalma dispone de 470 anclajes, que son los aparcamientos de las bicicletas, de forma que hay más anclajes que bicicletas para "permitir más desplazamientos e incrementar las opciones a la hora de estacionar la bici.

Además, ha desvelado que cada estación dispone de un punto de interacción con el usuario (PIU), el sistema mediante pantallas y un software informático que permitirá a los ciudadanos coger o dejar la bicicleta.

Así, se mostrará dónde hay bicicletas disponibles, anclajes vacíos, si una estación está llena para ofrecer las estaciones vacías más próximas, al tiempo que permitirá introducir información relativa al estado de las bicicletas o detectar el mal funcionamiento o deterioro de cualquier elemento relativo de la bicicleta que condicione su funcionamiento.