Actualizado 17/10/2009 15:05

Las ventas de electrodomésticos cayeron más de un 10% en lo que va de 2008 y se teme que empeoren con la subida del IVA

PALMA DE MALLORCA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las ventas de electrodomésticos en las Illes Balears cayeron en lo que llevamos de año un 11 por ciento respecto a 2008, un ejercicio en el que se registró un descenso aún mayor, del 20%, y, además, el sector teme que la situación empeore por el agravamiento de la crisis en las islas, a lo que aún se vendría a sumar la subida del 2% del impuesto sobre el valor añadido (IVA) que el Govern prevé para 2010.

"Están bajando las ventas y los márgenes de beneficio y, además, se dan importantes dificultades para obtener financiación en forma de capital circulante" para las empresas del sector, que "pasan por un momento muy duro y deberán pasar por una reconversión que nadie sabe cómo va a ser", expuso el presidente de la Asociación de Comerciantes de Electrodomésticos de Mallorca, Tomás Garrido, en declaraciones a Europa Press.

Según precisó, el descenso que se viene produciendo en las ventas desde 2008 "es espectacular" y será aún más pronunciado tras el repunte del IVA, que "puede ser tremendo" para un sector en el que se da una gran competitividad, y que trabaja para una clientela muy acostumbrada a "mirar el precio final" de los artículos que adquiere. Por lo que consideró que "subir los impuestos no es la solución" a los problemas que registra el comercio.

Más aún, Garrido afirmó que "las tiendas necesitamos que nos ayuden a paliar la situación", porque, al menos en el segmento de pymes comerciales al que él representa, "incrementar los gastos supondrá el cierre de numerosos establecimientos", una dinámica que, de hecho, ya se está produciendo, mientras que los que aguantan "están reduciendo personal". Y, a este respecto, recordó que el sector emplea a unas 72.000 empresas, más que la hotelería.

A esta cifra cabe sumar la gran cantidad de comerciantes que se pagan su propio seguro autónomo y que, tras el cierre de su tienda, no podrán acceder a ayudas estatales al no haberse aprobado el estatuto regulador de esta figura legal, poco cubierta socialmente. Y, los que permanecen abiertos, se preparan para la entrada en vigor, el próximo 1 de enero, de la Directiva Europea de Servicios (Bolkestein).

En este contexto, Tomás Garrido adelantó que tampoco ayudará a mejorar las cosas la eventual apertura de una tienda de la cadena Mediamarkt el próximo año en Festival Park (Marratxí), que se distingue por unas campañas de publicidad muy agresivas, que afectan negativamente a la competencia. Según dijo, se trata de un "competidor muy fuerte" y, por lo tanto, es "preocupante" su llegada en plena crisis.