Actualizado 14/03/2014 21:54 CET

Los 28 prevén aprobar sanciones el lunes contra dirigentes rusos y ucranianos por la crisis de Crimea

BRUSELAS, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea aprobarán previsiblemente el lunes sanciones para congelar los activos y restringir la entrada a Europa de dirigentes rusos y ucranianos que han contribuido a socavar la integridad territorial en Ucrania y al agravamiento de la crisis en la República Autónoma de Crimea.

"Si los ministros de Exteriores dan luz verde el lunes se aprobarán las sanciones y la lista", han avanzado fuentes diplomáticas. "Habrá rusos y ucranianos", han precisado, descartando que el presidente ruso, Vladimir Putin, figure en la lista dado el interés de la Unión Europea en mantener la abierta al diálogo para buscar una solución negociada a la crisis.

La lista podrían incluir "hasta un centenar" de rusos, aunque ningún ministro previsiblemente, y unos siete ucranianos y se descarta por ahora sancionar a empresas, aunque los Veintiocho esperan abrir la puerta a aprobar sanciones contra entidades u organismos asociados a los individuos que sí sean objeto de las sanciones en el futuro, según han explicado fuentes diplomáticas. Otras fuentes diplomáticas han rebajado la cifra de rusos que podrían ser objeto de sanciones "unos 25 o 30" y que excluirían a los altos cargos.

La Delegación de la UE en Moscú ha remitido una lista de "unos 150 o 160" dirigentes políticos y de empresas, incluidos muchos ministros, que podrían ser objeto de sanciones, pero fuentes diplomáticas han asegurado que todavía no se ha presentado una lista "formal" y dan por hecho que la cifra final será mucho menor.

La lista formal la discutirán los embajadores de los Veintiocho en una reunión extraordinaria el domingo, aunque se espera que llegue abierta para que la discutan y aprueben los ministros de Exteriores.

La decisión final se tomará a la luz de los desarrollos del fin de semana, entre ellos los esfuerzos diplomáticos para tratar de lograr un diálogo directo entre Rusia y Ucrania y los resultados del referéndum en Crimea y la reacción de Moscú, aunque varias fuentes diplomáticas admiten que hoy por hoy no hay muchas posibilidades de lograr una rebaja de la situación de aquí al lunes.

El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha reconocido este viernes tras un largo encuentro con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, que las diferencias entre Moscú y Occidente respecto a Ucrania persisten y ha descartado la mediación de ningún organismo internacional en la crisis con Kiev. También ha dejado claro que Rusia aceptará los resultados del referéndum en Crimea.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE ya avisaron a Moscú el pasado jueves en su cumbre extraordinaria de que habría una siguiente fase de sanciones como la congelación de activos y prohibir viajar a la UE a los políticos rusos responsables de la intervención en Ucrania si Rusia y Ucrania no entablaban un diálogo rápido para tratar de reconducir la crisis y abrieron la puerta a sanciones económicas contra Rusia en caso de una escalada del conflicto, que todavía no han sido detalladas y serán objeto de discusión en la cumbre del próximo jueves y viernes, según fuentes europeas.

Los líderes europeos ya suspendieron el jueves los preparativos para la cumbre del G-8 que se iba a celebrar en junio en la ciudad rusa de Sochi y paralizar las negociaciones para suprimir la exigencia de visados a los ciudadanos rusos que vengan a la UE y del nuevo acuerdo bilateral en respuesta a la intervención militar rusa en Crimea, agravada por la convocatoria del referéndum de anexión a Rusia este domingo, cuyos resultados la UE ya ha dejado claro que no reconocerá porque se trata de una consulta "ilegal" que viola la Constitución ucraniana y el Derecho internacional.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha advertido este jueves de que Rusia se arriesga a "daños cuantiosos" tanto políticos como económicos si no cambia su postura con respecto a Ucrania y ha dejado claro que la UE y EEUU están dispuestos a adoptar nuevas sanciones si Putin sigue despreciando la diplomacia y permite la celebración del referéndum en Crimea, un mensaje que también ha lanzado el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, tras su reunión con Lavrov este viernes en Londres.

ACUERDO DE ASOCIACIÓN

Los ministros de Asuntos Exteriores también perfilarán el lunes los preparativos para la firma de los capítulos políticos del acuerdo de asociación y de libre comercio ofrecido a Ucrania, que incluirían la cooperación política, en materia de seguridad y asuntos del interior y justicia entre otros, después de que los líderes europeos acordaran firmarlos lo antes posible y en todo caso antes de las elecciones presidenciales de mayo en Ucrania.

Aunque se trabaja con la idea de poder firmar los capítulos políticos del acuerdo de asociación y de libre comercio ofrecido a Ucrania en la cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno en la cumbre del jueves y viernes, 14 de marzo de 2014.

No obstante, si hay alguna modificación en las cláusulas ya negociadas en el marco del acuerdo ofrecido a Ucrania en la cumbre de Vilna de noviembre con los socios del Este de Europa el pasado mes de noviembre algunos países podrían requerir una nueva autorización parlamentaria y ello impediría la firma de un texto "jurídico", aunque sí se podría proceder a "un acuerdo político" y firmar el acuerdo formal "una semana después". En todo caso, se espera que la parte política del acuerdo se firme antes de que acabe marzo, según fuentes diplomáticas.

La Comisión Europea también ha propuesto a los Estados miembros acelerar la entrada en vigor de las ventajas comerciales del acuerdo de libre comercio, que se traducirían en un ahorro por la reducción y supresión de aranceles de unos 500 millones de euros al año para la exrepública soviética, cuya situación financiera sigue al borde de la quiebra.

Los Veintiocho también discutirán el lunes los problemas de dependencia del gas ruso en el contexto de la crisis ucraniana, un asunto que también retomarán los jefes de Estado y de Gobierno.