Publicado 29/05/2020 7:09:11 +02:00CET

Unos 80 menores detenidos en las últimas protestas en Hong Kong contra las nuevas leyes impuestas desde Pekín

Un agente de  Policía arroja a un manifestante al suelo durante un mitin. Pekín está presionando para implementar nuevas leyes de seguridad nacional y leyes antisedición en nombre de la ciudad y eludiendo la legislatura de Hong Kong.
Un agente de Policía arroja a un manifestante al suelo durante un mitin. Pekín está presionando para implementar nuevas leyes de seguridad nacional y leyes antisedición en nombre de la ciudad y eludiendo la legislatura de Hong Kong. - Willie Siau/SOPA Images via ZUMA / DPA

MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

Unos 80 menores de edad han sido detenidos durante las últimas protestas del miércoles en Hong Kong, donde las autoridades arrestaron a un total de 396 personas durante la jornada de manifestaciones contra la nueva legislación de seguridad nacional impuesta por China, así como contra la que castigará por ofensas al himno.

Casi la mitad de los detenidos, que rondan edades entre los 12 y los 70, son estudiantes y se les acusa de posesión de armas y otras herramientas para llevar a cabo actividades ilegales, así como por formar parte y organizar asambleas y manifestaciones sin autorización, ha contado el diario 'South China Morning Post'.

Estos días están teniendo lugar nuevas protestas en Hong Kong contra el Gobierno de Pekín, después de varias semanas en las que los ánimos se habían calmado debido a la crisis sanitaria provocada por la COVID-19.

Los manifestantes han denunciado que las dos nuevas normas que el Gobierno de China pretende implantar en Hong Kong tienen un gran sesgo democrático, pues a su juicio reducirán aún más la autonomía de esta región especial.

Una de ellas es la que se votará el próximo 4 de junio, y que penalizará los insultos al himno chino. No obstante, ha sido la otra la que ha generado más preocupaciones en parte de la población de la antigua colonia británica.

Se trata de la ley de seguridad nacional aprobada el jueves por la Asamblea Popular china con la que se busca castigar actos de subversión, terrorismo, secesión, conspiración con influencia extranjera y otros delitos que amenacen la seguridad nacional, y a la que sólo le resta ya el trámite de la aprobación del Comité Permanente para hacerse efectiva.

Esta nueva reforma, introducida como anexo en la Ley Básica --considerada la Constitución de Hong Kong-- no requiere del visto bueno del Parlamento local.

Pekín interviene en el territorio después del año más convulso de su historia reciente, con una ola de protestas sin precedentes para reclamar una mayor apertura democrática.

Para leer más