Abdul Mahdi pide el apoyo del Parlamento para llevar a cabo una remodelación del Gabinete tras las protestas

Actualizado 04/10/2019 9:20:49 CET
Adel Abdul Mahdi
Adel Abdul Mahdi - Kay Nietfeld/dpa - Archivo

Ya son 31 los muertos y más de 1.000 los heridos a causa de los disturbios

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

El primer ministro de Irak, Adel Abdul Mahdi, ha pedido este jueves apoyo a los congresistas para llevar a cabo una remodelación de su Gabinete y ha llamado a la calma después de tres días de protestas contra el Gobierno, que se han saldado por el momento con 31 muertos y más de 1.000 heridos, según ha informado el diario iraquí 'Al Zaman'.

Mahdi ha indicado que "no existe una solución mágica" para los problemas crónicos de gobernanza que padece Irak, pero ha prometido que aprobará una ley que garantice a las familias pobres ingresos mínimos.

Durante un discurso en televisión, el primer ministro iraquí ha señalado que las exigencias para acabar con la corrupción son "adecuadas". Aún así, ha destacado que el Gobierno necesita ayuda para conseguir dicho objetivo. Las modificaciones ministeriales deben ser aprobadas por el Parlamento.

El dirigente declaró el miércoles un toque de queda en Bagdad, la capital del país, hasta nuevo aviso después de que siete personas murieran y otras 400 resultaran heridas durante dos días de manifestaciones antigubernamentales. Poco antes, se habían anunciado toques de queda en otras tres ciudades del sur del país.

El malestar ha ido aumentando desde que el martes comenzaran una serie de protestas por la falta de trabajo, los servicios básicos y la corrupción. Las movilizaciones han sido reprimidas con fuego real, gas lacrimógeno y cañones de agua por las fuerzas de seguridad.

Se trata de las manifestaciones más multitudinarias hasta el momento contra el actual Gobierno, que lleva en el poder desde hace aproximadamente un año, y las más masivas desde septiembre de 2018, cuando Irak fue escenario de protestas contra la corrupción que arrancaron en la ciudad de Basora y que se extendieron a otros puntos del país, que intenta recuperar la normalidad tras la caída del califato del Estado Islámico.

MAHDI ASEGURA QUE RESPONDERÁ A LAS DEMANDAS DEL PUEBLO

El primer ministro ha asegurado que está escuchando y que responderá a las "legítimas demandas" realizadas por el pueblo en el marco de las protestas.

"Las demandas para acabar con la corrupción y la preocupación sobre el futuro de los jóvenes son legítimos y responderé a todas aquellas cuestiones que así lo sean", ha garantizado antes de sostener que "no hará promesas vacías" ni ofrecerá soluciones a corto plazo.

Por otro lado, ha instado a los manifestantes a no unirse a aquellos a los que ha descrito como "adeptos de la desesperación" y ha llamado a que resistan e impidan que las protestas pacíficas acaben convertidas en caos.

Más de una treintena de personas, entre ellas dos miembros de las fuerzas de seguridad, han muerto durante los disturbios, según datos de la Alta Comisión de Irak para los Derechos Humanos.

Contador

Para leer más