ACNUR llama a las partes en conflicto en Sudán del Sur a establecer una paz duradera

Desplazados por el conflicto en Sudán del Sur reciben ayuda de ACNUR
REUTERS / REUTERS STAFF - Archivo
Publicado 17/09/2018 23:25:59CET

GINEBRA, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha expresado su satisfacción por la firma del revitalizado Acuerdo de Paz, suscrito el pasado 13 de septiembre en Adís Abeba por las partes en conflicto en Sudán del Sur.

"Se trata de un hito crucial hacia un alto el fuego permanente y una paz sostenida para millones de sursudaneses amenazados por la guerra", ha apuntado ACNUR en un comunicado en el que reitera su llamamiento a todas las partes a implementar por completo y mantener el acuerdo sobre Sudán del Sur, de cara a mantener la paz de forma permanente.

ACNUR expresa además su disposición a ofrecer su apoyo "a todas aquellas partes que trabajen de manera genuina en pro de un proceso de paz incluyente, que incluye una disposición según el acuerdo firmado deberá extenderse a los 2,5 millones de sursudaneses viviendo en el exilio en seis países".

"El proceso de paz debe incluir las voces de los refugiados y de los desplazados internamente en Sudán del Sur, para poner fin a más de cinco años de sufrimiento sin sentido", ha eargumentado el Consejero Especial de ACNUR sobre la situación en Sudán del Sur, Arnauld Akodjenou.

Representantes de los refugiados sursudaneses se reunieron cara a cara con los líderes de las conversaciones en un encuentro que tuvo lugar en Jartum el 4 de septiembre para presionar en favor de su inclusión en los esfuerzos por la paz.

El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, y el principal líder rebelde del país, el exvicepresidente Riek Machar, firmaron el acuerdo, revisado tras el fracaso del que alcanzaron en junio.

Este acuerdo contempla la restitución de Machar en el puesto de vicepresidente, así como la creación de un Gobierno de unidad en el que tendrá la mayoría el actual Ejecutivo. Kiir permanecerá en el puesto de presidente. Las partes tendrán ahora ocho meses para formar un gobierno de transición que estará en vigor durante un periodo de tres años.

Sudán del Sur vive sumido en una guerra civil desde diciembre de 2013 que enfrenta a los partidarios de Kiir, de etnia dinka, con las fuerzas leales a Machar, de etnia nuer. Otros grupos rebeldes --con distintos grados de relación con el grupo de Machar-- operan en el país.

Naciones Unidas ha alertado en varias ocasiones de la posibilidad de un genocidio en el país, debido al cariz étnico que parece estar tomando el conflicto.

Los combates en Sudán del Sur han desarraigado alrededor de una cuarta parte de sus doce millones de habitantes, han destruido la producción de petróleo y han arruinado una economía ya de por sí muy empobrecida.