Actualizado 19/05/2022 22:21

Alemania y Países Bajos rechazan enviar más obuses a Ucrania

El canciller alemán, Olaf Scholz, y el primer ministro neerlandés, Mark Rutte
El canciller alemán, Olaf Scholz, y el primer ministro neerlandés, Mark Rutte - Kay Nietfeld/dpa

Sigue en directo las últimas noticias sobre la guerra en Ucrania

LA HAYA (PAÍSES BAJOS), 19 (DPA/EP)

El canciller alemán, Olaf Scholz, y el primer ministro neerlandés, Mark Rutte, han coincidido en su negativa a enviar más de una docena de obuses a Ucrania, cantidad ya anunciada anteriormente tanto por Berlín como por Ámsterdam.

Así, en una conferencia de prensa conjunta entre ambos dirigentes, Rutte ha apuntado que "por el momento" no ve la posibilidad de que se envíe más armamento de este tipo, mientras que Scholz ha dicho que los sistemas de defensa "no pueden simplemente ponerse a disposición".

Según Scholz, el hecho de fijar en doce los obuses disponibles para Ucrania no es algo casual, pues tanto él como Rutte consideran que estos son los necesarios para formar una "unidad funcional".

Rutte, por su parte, ha explicado que estos sistemas defensivos no son para uso inmediato, sino para "una fase posterior del combate" y ha incidido en que el entrenamiento a los soldados ucranianos para el uso de esta infraestructura ha sido "crucial".

Países Bajos ha enviado cinco obuses autopropulsados, mientras que Alemania ha aprobado destinar otros siete. Soldados ucranianos se trasladaron la semana pasada a Alemania para recibir instrucciones para el uso de artillería.

Por otro lado, Scholz ha advertido del peligro de una "grave crisis alimentaria, especialmente en el sur global" como resultado de la guerra en Ucrania, por lo que ha culpado directamente a Rusia de esto.

"Para ser claros, la responsabilidad de esto recae únicamente en Rusia", ha denunciado Scholz, quien ha acusado también a Rusia de estar bloqueando las rutas comerciales para las exportaciones mundiales de cereales desde Ucrania, país comunmente conocido como granero de Europa.

En este contexto, el canciller alemán ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que "no se quede de brazos cruzados" y no deje que "los más pobres del mundo paguen el precio de la agresión rusa".