Amnistía denuncia la muerte de civiles en los bombardeos aéreos de EEUU contra Al Shabaab

Publicado 20/03/2019 12:15:21CET
AMP.-Somalia.-EEUU anuncia la muerte de tres miembros de Al Shabaab y residentes
REUTERS - Archivo

Advierte de que en algunos de los casos podrían constituir "crímenes de guerra"

MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos está llevando a cabo un creciente número de bombardeos aéreos contra milicianos del grupo terrorista Al Shabaab en los que han muerto numerosos civiles, según Amnistía Internacional, que ha pedido al Gobierno de Donald Trump que lleve a cabo una investigación creíble e imparcial de esta denuncia.

En su informe 'La guerra oculta de Estados Unidos en Somalia', Amnistía denuncia que catorce civiles han muerto y otros ocho han resultado heridos en cinco de los más de 100 bombardeos llevados a cabo por el Ejército estadounidense en los dos últimos años.

"El balance de civiles muertos que hemos descubierto en solo un puñado de ataques sugiere que el velo de secretismo que rodea el papel de Estados Unidos en la guerra de Somalia en realidad es una pantalla de humo para la impunidad", ha denunciado el asesor de crisis sobre armas y operaciones militares de Amnistía, Brian Castner.

"Nuestros hallazgos directamente contradicen el mantra del Ejército estadounidense de cero víctimas civiles en Somalia", ha subrayado, que considera esa cifra "imaginaria" habida cuenta de que Estados Unidos ha triplicado sus bombardeos aéreos en el país desde 2016, con más operaciones que sumando las realizadas en Libia y Yemen.

El informe de la ONG es resultado de la investigación de un equipo que viajó a Somalia y se entrevistó con testigos, familiares, desplazados por la violencia y expertos, además del análisis de pruebas, incluidas imágenes vía satélite, fragmentos de la munición y fotos de la escena de los bombardeos.

Los cinco bombardeos documentados se realizaron con drones Reaper y aviones tripulados en Bajo Shabelle, una región controlada en gran medida por Al Shabaab y, en opinión de Amnistía Internacional, "habrían violado el Derecho Internacional Humanitario" y en algunos casos "equivaldrían a crímenes de guerra".

En uno de los casos documentados por la organización, un bombardeo en la aldea de Farah Waeys, el Mando del Ejército en África (AFRICOM) dijo que todos los fallecidos y heridos eran combatientes de Al Shabaab si bien Amnistía ha documentado la muerte de dos civiles varones, mientras que cinco mujeres y niños resultaron heridos, además de producirse bajas en las filas terroristas.

AUMENTO DE LOS BOMBARDEOS CON TRUMP

Según Amnistía, los bombardeos estadounidenses se han intensificado desde que el 30 de marzo de 2017 Trump firmó una orden ejecutiva en la que declaró el sur de Somalia "área de hostilidades activas". Con ello, según un general estadounidense retirado con el que ha hablado la ONG, se ampliaron los potenciales objetivos hasta incluir virtualmente a todo varón adulto que viva en localidades que simpatizan con Al Shabaab y que sea visto cerca de milicianos.

En los últimos nueves meses de 2017 --Trump llegó a la Casa Blanca el 20 de enero--, se realizaron 34 bombardeos, más que entre los años 2012 y 2016 bajo el mandato de Barack Obama. En 2018, se realizaron 48 bombardeos y en los dos primeros meses de 2019 ha habido 24, según la ONG. Por ello, Amnistía considera que "el balance de civiles muertos podría ser muy superior" a los catorce casos que ha conseguido documentar.

La organización de defensa de los Derechos Humanos ha denunciado que para los somalíes que se han visto afectados por estos bombardeos "hay poca, sino ninguna, opción de conseguir justicia". "Es casi imposible incluso reseñar el asesinato o las heridas de un miembro de una familia o comunidad, dada la localización de estos ataques y los riesgos de seguridad asociados con hacerlo", ha añadido.

Por ello, "el Gobierno estadounidense debe garantizar que se llevan a cabo investigaciones de todas las denuncias creíbles de víctimas civiles, con rendición de cuentas para los responsables de las violaciones y reparaciones para las víctimas y supervivientes", ha reclamado Ella Knight, investigadora sobre ejércitos, seguridad y policía de la ONG.

"Tanto el Gobierno estadounidense como el somalí tienen que poner fin a la falta de transparencia y deben hacer más para permitir a las comunidades afectadas que denuncien las víctimas civiles, sin lo cual, es probable que la justicia siga siendo escurridiza", ha advertido.

EL AFRICOM SE DEFIENDE

El AFRICOM ha publicado un comunicado en el que reprocha a Amnistía que en su informe "no refleja con precisión" el historial del Ejército estadounidense "en mitigar las víctimas civiles" y los esfuerzos que realiza "para reducir la posibilidad de víctimas civiles, ejerciendo la contención" dentro de su política.

"Nos tomamos todas las denuncias de víctimas civiles en serio, independientemente de su origen", ha asegurado el AFRICOM, que ha señalado que en ninguno de los casos de las trece alegaciones que les remitió Amnistía entre octubre de 2018 y febrero de 2019 ha constatado civiles muertos o heridos. "Nuestras evaluaciones se basan en análisis tras el bombardeo usando métodos de Inteligencia no disponible para las organizaciones no militares", ha subrayado.

AFRICOM ha confirmado que desde junio de 2017 ha realizado 110 bombardeos aéreos en Somalia en los que ha eliminado a más de 800 terroristas en el marco de sus esfuerzos para "defender a los somalíes frente al terrorismo y ayudar al Gobierno del país a aliviar sus retos de seguridad".

En su actuación, el Ejército estadounidense "cumple con el derecho de los conflictos armados y adopta todas las precauciones posibles para minimizar las víctimas civiles y otros daños colaterales", ha insistido, apuntando a que Al Shabaab le interesa denunciar víctimas civiles que no son ciertas y presionar a las comunidades para que denuncien estos hechos inciertos.

"Al Shabaab y Estado Islámico en Somalia tienen un historial de poner a sus fuerzas e instalaciones en y en torno a lugares civiles para ocultar o proteger sus actividades", ha denunciado el AFRICOM, por lo que el Ejército estadounidense "evalúa rigurosamente los potenciales objetivos para garantizar que solo milicianos legítimos de Al Shabaab y Estado Islámico son atacados".