Actualizado 04/04/2020 04:20 CET

Amnistía Internacional denuncia abusos contra los migrantes en las fronteras entre Grecia y Turquía

Migrantes y refugiados en la frontera entre Turquía y Grecia
Migrantes y refugiados en la frontera entre Turquía y Grecia - GETTY IMAGES / OSMAN ORSAL - Archivo

La organización ha confirmado la muerte de al menos dos hombres y la desaparición de una mujer

MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) ha denunciado este viernes la sucesión de abusos contra los solicitantes de asilo y migrantes que se concentran en las fronteras entre Grecia y Turquía, además de muertes y desapariciones.

La organización ha criticado el lanzamiento de gas lacrimógeno y munición por parte de las fuerzas fronterizas griegas, según sus informes, después de que las autoridades turcas hayan animado "con engaños" a los migrantes a dirigirse hacia Grecia.

"Desde el 27 de febrero, miles de personas se han dirigido a la frontera griega, tras animarles las autoridades turcas a hacerlo y facilitarles la marcha hacia allí. Algunas personas solicitantes de asilo que vivían en Turquía incluso han renunciado a su alojamiento y han gastado todo su dinero para emprender con sus familias el viaje a Grecia", ha indicado la ONG.

Sin embargo, ha destacado que Grecia ha reprimido la circulación de aquellos que intentan cruzar la frontera, al reforzar los controles y enviar a las Fuerzas Armadas que usan "gas lacrimógeno, cañones de agua, proyectiles de plástico y munición real".

"La gente viajaba de Turquía a Grecia en busca de seguridad, pero lo que ha encontrado ha sido una violencia tan extrema que al menos dos personas han muerto en trágicas circunstancias. Deben investigarse con prontitud e imparcialidad las denuncias de violencia. Toda persona ha de recibir un trato humano, estar protegida de la violencia y tener acceso a protección en el país al que se dirija en busca de seguridad", ha trasladado Massimo Moratti, director adjunto de la Oficina Regional de Amnistía Internacional para Europa.

AL MENOS DOS MUERTES EN LA FRONTERA CON TURQUÍA

Amnistía Internacional ha confirmado las muertes de dos hombres, ocurridas en la frontera greco-turca los días 2 y 4 de marzo. Además, ha señalado que una tercera persona, una mujer de Siria, está en paradero desconocido.

En concreto, ha señalado que uno de los fallecidos en la frontera es Muhamad Gulzari, paquistaní de 43 años, que recibió un disparo en el pecho cuando intentaba entrar en Grecia por el paso fronterizo de Pazarkule/Kastanies, en un incidente en el que se disparó a cinco personas más. En la misma zona, ha indicado que murió también Muhamad al Arab, sirio de 22 años.

Según ha explicado el marido de la mujer desaparecida a AI, unos soldados griegos dispararon a su mujer y les mantuvieron a él y a sus hijos detenidos durante horas, además de desnudarles y quitarles sus pertenencias, ha denunciado la ONG.

OTRAS FORMAS DE "VIOLENCIA" EN LA FRONTERA

Por otro lado, Amnistía Internacional ha denunciado otros tipos de violencia que sufren los solicitantes de asilo y migrantes en las fronteras entre Grecia y Turquía como, el no aceptar las solicitudes, algo que aseguran que viola las normas internacionales de Derechos Humanos.

Según han trasladado los propios migrantes a la ONG, "los guardias fronterizos los "golpearon con porras", los "mantuvieron detenidas cerca de la frontera durante periodos de entre unas horas y varios días" y los "devolvieron en grupos a Turquía en barcos".

Además, ha subrayado que Grecia, en respuesta a la actuación de Turquía, ha reforzado su capacidad de patrulla en el mar con 52 barcos más para impedir la llegada de migrantes a las islas.

Aministía Internacional ha criticado que se ha suspendido por ley todas las solicitudes nuevas de asilo en Grecia durante un mes, lo que "viola de manera flagrante el derecho internacional y de la Unión Europea".

Concretamente, ha subrayado la situación de las islas del mar Egeo, ya que aseguran que solo en Lesbos, alrededor de 500 personas --entre ellas más de 200 niños y niñas-- que llegaron por mar "fueron recluidas durante más de 10 días en un barco de la Armada griega utilizado normalmente para transportar tanques y otros vehículos militares".

Tras ello, ha asegurado que fueron trasladadas a centros de detención con más capacidad a la espera de que se decida su devolución a su país de origen.

"Grecia debe cambiar enseguida de rumbo y permitir el acceso de todas las nuevas llegadas a procedimientos de asilo y servicios básicos. Debe sacar a la gente de los centros de detención y los campos de acogida insalubres y proporcionarle alojamiento seguro y adecuado. La rápida propagación del Covid-19 hace que sea aún más urgente", ha afirmado Moratti.

Moratti ha incidido en que los países europeos deben tomar medidas "efectivas y significativas" para reubicar a los solicitantes de asilo y reasentar desde Turquía a personas refugiadas. "Si se establecen los debidos controles de salud pública y cuarentenas, el Covid-19 no tiene por qué ser un obstáculo para proporcionar seguridad a personas que se han visto obligadas a huir de sus hogares", ha apostillado.