Publicado 22/02/2020 13:35:47 +01:00CET

Aumentan a 43 los muertos por los linchamientos en Zambia tras los ataques con químicos

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Al menos 43 personas han muerto y otras 23 han resultado heridas como consecuencia de los numerosos linchamientos de personas inocentes perpetrados en Zambia tras los recientes ataques con sustancias químicas contra viviendas y escuelas en el país, según la Policía, que ha apelado a la calma de la población.

El inspector general de la Policía, Kakoma Kanganja, ha comparecido este sábado ante los medios para hacer balance de una escalada de tensiones que se remontaría a diciembre, cuando se registraron una serie de ataques en un distrito de la provincia de Copperbelt, ubicada en el norte.

La violencia se extendió por otras zonas del país, incluida la capital, Lusaka, y se amplió con el supuesto rociado de sustancias químicas. Kanganja ha asegurado que la Policía ha recibido 511 denuncias sobre el uso de estas sustancias, que habrían afectado a "1.687 víctimas", según un comunicado recogido por el diario 'Lusaka Times'.

El malestar ciudadano y la difusión de vídeos y otras grabaciones sociales para "aumentar el pánico entre la población" --por ejemplo mostrando supuestos asesinatos rituales que no habrían tenido lugar en Zambia--, derivaron en el surgimiento de turbas que se han tomado la justicia por su mano.

Como resultado de esta violencia derivada "de una falsa alarma", al menos 43 personas han perdido la vida, mientras que otras han resultado heridas, ha advertido Kanganja, que ha incluido entre las víctimas a enfermos mentales.

El responsable policial ha confirmado la detención de varias personas que ya han sido acusadas de asesinato por su presunta participación en las turbas. "Aviso a todos los que no han sido arrestados todavía que tienen los días contados y pronto estarán entre rejas", ha añadido.

Además, 16 personas han sido detenidas por su participación en los ataques con químicos, mientras que una mujer ha sido arrestada por la difusión de un vídeo en redes sociales en el que se aseguraba que el suministro de agua de Copperbelt estaba contaminado.

Para leer más